•  |
  •  |

I
Por caminos semiocultos y enrevesados visitamos a una especie de Dalai Lama nica, en su santuario ubicado en un lugar únicamente conocido por los hijos de la viuda al que fuimos guiados por un delegado iluminado y al estar ante él, le preguntamos qué haría si fuese presidente.
El Dalai Lama se incorporó sonriente y nos respondió: “Renunciaría y me iría al extranjero” Y con su calmada voz siguió diciendo: “Los nicaragüenses somos como cangrejos en un balde, los que estamos abajo agarramos de las patas a los que quieren salir y todos caemos nuevamente al fondo. En nuestro país es mala educación llegar a tiempo, nos caen mal quienes producen y dan trabajo y mientras no cambiemos, Nicaragua no tiene futuro”.

II
Pero para fines teóricos, qué harías, le preguntamos, y nos respondió: Invitaría a todos los observadores internacionales y nacionales a una elección donde escogeríamos individualmente a 330 electores que a su vez escogerían 33 diputados. Estos diputados escogerían entre ellos al jefe del Ejecutivo y a siete ministros. También elegirían a siete Magistrados de la Corte Suprema de Justicia, y en vez de cuerpos colegiados a un presidente del Poder Electoral y a un Contralor General de la República.
Eliminaría los cargos supernumerarios y no indemnizaría a quienes comprobásemos que eran empleados fantasmas. Redimensionaría los onerosos convenios laborales con los sindicatos de la portuaria de Corinto que hace de este puerto el más caro del mundo y los de Enacal que encarecen el suministro del líquido vital.

III
Potenciaría la generación de energía. Invitaría a invertir con la sola limitación de la soberanía nacional, sin restricciones ni coimas, para generar energía eólica, hidráulica, solar y geotérmica con un tope a los inversores sobre su remuneración por kilovatio/hora, en defensa de los consumidores que pagan hoy onerosas facturaciones.
En los mismos términos licitaría para construir una carretera de cuatro carriles desde Corinto al Cabo Gracias a Dios y la construcción en el Atlántico de un puerto de aguas profundas con todos los adelantos técnicos modernos.

IV
Cada vez más animado continuó con el rostro iluminado; Transferiría el seis por ciento que hoy se destina a las universidades, hacia las campañas de alfabetización, a la educación primaria, secundaria y carreras técnicas.
Respetaría el mandato legal del libre acceso a los tribunales que, en un ORDICE todavía en reglamentación viola ese mandato y obliga a los litigantes a hacer horas de fila para presentar un escrito, retrasando la justicia.
Prohibiría a los registradores retrasar el registro de documentos inventando regulaciones antojadizas y reglamentando su obligación de inscribir todos los documentos que se les presenten dejando a salvo los derechos de quienes se vieren afectados por estas inscripciones.

VI
Daría recompensas de DIEZ MIL CORDOBAS a quien denunciase la pesca de un tiburón o un pez sierra en nuestro gran lago y establecería la condena a treinta años de prisión a quien le dé muerte a estas especies, mientras se recuperan sus poblaciones hoy casi totalmente extinguidas.
Igualmente establecería penas pecuniarias y en casos de reincidencias penas de prisión por atentar contra nuestras especies en vías de extinción.

VII
Eliminaría el sistema de cuota fija en el Oriental, dejándoles con el mismo sistema del resto del comercio pero agilizaría los trámites para tributar, reduciría el impuesto al valor agregado (I.V.A.) del 15% al 10% y penalizaría con todo su rigor tanto a los defraudadores fiscales como a los que sustraen el fluido eléctrico. Nacionalizaría la Banca y crearía como un ente descentralizado una línea aérea de bandera nacional.
Instalaría un delegado del contralor general de la República en el INSS para erradicar todas sus fugas, insolencias, fantasmas e ineficiencias a fin de reducir los costos de recaudación a un 12% y utilizaría el 88% de lo recaudado para beneficio de los asegurados.

VIII
Uno de los siete ministerios sería el de las PYME velando para que se sustituyan las importaciones por artículos que se pueden producir aquí. El campo produciría dólares si tan solo veláramos por un desarrollo integral de los productos del campo con la agro-industria. Prohibiría la exportación de árboles en timber obligando a los madereros a exportar inicialmente madera aserrada para eventualmente lograr exportarla en forma de muebles.

IX
Entonces nos preguntó: ¿Sigo o, ya con lo dicho, se dan cuenta por qué renunciaría antes de que la sociedad civil se organizase para defenderme de los afectados que querrán mandarme al paredón?
Y nosotros regresamos por los enrevesados caminos por los que llegamos a aquel santuario un poco tristes y un poco ilusionados.

X
Al despedirnos el Dalai Lama no nos dijo nada, miró al cielo con una profunda mirada y se quedó con sus lágrimas y desconsuelos, y habló al Dios eterno con su corazón. El viento del bosque llevó su oración, que era: «Apiadate de Nicaragua, Padre Nuestro, que estás en los cielos...»

Managua, con apocalípticas señales de la naturaleza en la segunda quincena de marzo de 2011

elsavogl@gmail.com http://www.acuatromanos.com