•  |
  •  |

Precio Paridad de Importación (PPI) es un mecanismo para regular los precios máximos de los combustibles en Estaciones de Servicio. Éste se utilizó en Nicaragua desde 1994 para controlar el precio de la gasolina, el diesel, el kerosene y el Gas Licuado de Petróleo (GLP). En el período de gobierno del ex presidente Alemán, se profundizan las reformas liberalizadoras en el sector energético y se firma el decreto No. 106-99. En su artículo 1, ordena derogar la regulación de precios (PPI) excepto en lo que se refiere a GLP.  Como consecuencia, desde 1999 a la fecha hay un régimen de precios libres en Nicaragua.


Sin embargo, ante fuertes incrementos en los precios del petróleo y su efecto en los precios nacionales, el debate de implementar nuevamente la regulación (PPI) resuena en la opinión pública como  una posible solución ante las alzas. He aquí cinco afirmaciones al respecto que deben ser aclaradas:


1.     Disminuiría el precio del litro de combustible: Verdadero.  El precio al consumidor del litro de gasolina súper, por ejemplo, disminuiría cerca del 10% con la regulación.  De la misma manera ocurriría con la gasolina regular, el diesel y el kerosene como consecuencia de forzar la disminución de los márgenes de comercialización de las empresas.


2.     El precio del combustible se mantendría constante: Falso. Regulación de precios no es congelamiento de precios. Si los precios internacionales del crudo suben, jalonean los precios internos de los combustibles.


3.     Eliminaría la transmisión asimétrica entre los precios internacionales y nacionales: Verdadero. La regulación garantizaría que los precios internos varíen en la magnitud y velocidad en que lo hacen los precios internacionales. Sin embargo, debemos recordar que los derivados del petróleo y el petróleo mismo, son bienes y mercados diferentes con características, precios  y comportamientos particulares. Esto nos lleva a la siguiente afirmación.


4.     Si los precios internacionales del petróleo bajan esta semana, los precios de los combustibles deberían disminuir en la semana siguiente en las Estaciones de Servicio de Nicaragua. Falso. Existe un rezago en el impacto del precio internacional del crudo sobre sus derivados y entre los precios internacionales de un derivado sobre los precios nacionales de ese mismo derivado.  Esto se explica  principalmente, por el manejo de los inventarios de las empresas.


5.     La regulación de precios se financiaría con recursos del Presupuesto General de la República o de la cooperación internacional: Falso. La regulación de precios no implicaría transferencia de recursos del gobierno hacia ninguna empresa. El INE -ente autónomo no presupuestado- cobraría un costo de regulación por calcular el precio máximo semanal y garantizar el cumplimiento de ese precio.

Este costo de regulación se incluiría en el precio de venta que los consumidores pagaríamos al comprar el combustible y luego las empresas lo transfieren al INE.
En conclusión, la metodología PPI fue incorrectamente derogada en el artículo 1 del Decreto  No. 106-99, debido a que en Nicaragua solo existe una refinería (propiedad de la ESSO) y la cadena de distribución de hidrocarburos en Estaciones de Servicio era y es un mercado oligopólico (Esso, Uno, Texaco y Petronic). Este tipo de estructura de mercado requiere -para un funcionamiento sin abusos- regulaciones económicas y técnicas.


Aplicar el PPI nuevamente traería efectos positivos a la economía familiar y nacional debido a la disminución de los precios. No obstante, insto a la ciudadanía a investigar en el INE y en el Ministerio de Energía y Minas, el funcionamiento y alcance de la posible re-aplicación de este modelo regulatorio o la aplicación de otro; ya que debates sobre precios de combustibles seguiremos escuchando.

*El autor es economista y Miembro de la Red de Expertos Iberoamericanos en Energía (REI).
ecpecimp@hotmail.com