•  |
  •  |

Una ola democrática-revolucionaria está barriendo las más antiguas, inútiles, ineficientes, estipendiosas y corruptas tiranías del mundo árabe. Ese mundo  ha producido una gran cultura, una bella lengua, más una poderosa  fe de la acción, el Islam. Fe de acción expansiva, patriarcal, dogmática, sectaria y sacrificial. Si a estos añadimos otros elementos –como el tribalismo originario- nos maravillará que esta cultura haya producido una  civilización con grandes aportes filosóficos, artísticos y científicos a la humanidad. Pero hoy los cristianos (que a la corta somos peores que ellos) relativizamos esta civilización por su gran Talón de Saladino (no voy escribir Talón de Aquiles) que se extiende por todo el organismo social islamista, como es la pavorosa situación de las mujeres caracterizada por una inequidad inicua y feminicida sencillamente sin razón de ser.

Tales son los absurdos de la diferenciación, ocultamiento, sometimiento, negación, explotación, enajenación, mutilación, asesinato que como violencia cultural cae cual guillotina o lapidación  contra las mujeres. Esta violencia en contra del género femenino  es practicada impunemente por el polo de poder masculino en estas sociedades. Pero gracias al Innombrable, (que no debe ser para nada buena persona) estas gentes, arenas y oasis, se asientan en un océano de petróleo que únicamente ha servido para enriquecer y podrir a antiguas y nuevas satrapías. Pero benditos estos pueblos, que cansados más de sus intérpretes y exegetas que de El Innombrable mismo, realizan la rebelión justa contra los abusos de poder de estas tiranías.

Más de estúpido serían los imperialismos, norteamericano y europeo, si no hicieran gala de su inveterada vocación de pescadores en río revuelto. Claro que están bombardeando Libia por los puntos de controles geoestratégicos  del Mediterráneo, por el petróleo y por colocar cabezas de playas totales (militares, económicas, políticas y culturales) en ese mundo acechado por el totalitarismo islámico fundamentalista. A los imperialistas eurocentristas, tipo Sarkozy, Cameron,  Zapatero, a la Clinton y el Pentágono, siempre les ha tenido sin cuidado el sufrimiento de los pieds noirs. A Obama habría que revisarle la planta de los pies y ver si como promete,  cumple, y si al final, como le dijo Michael Moore, algún día se va a merecer el Nobel de la Paz de la Guerra. ¡Pero Negrito, a puntas de bombas no se logra la paz, salvo que sea la Pax Imperial!

En circunstancias que el poder tribal-nacional aquí en Nicaragüita no cree en análisis semióticos, sociológicos ni políticos y sigue manejando la realidad nacional como eventos mágicos, la res pública como res púbica, la Corte Suprema de Justicia como un coro angelical que interpreta correctamente la partitura que el poder quiere escuchar, el Ministerio de Hacienda como finca, el Consejo Supremo Electoral como sonda alimenticia del Gordo Rivas, la DGI como el Tropi-Fiesta de Walter Porras y familia, la Alcaldía de Managua, el INSS y otros entes como caja chica del partido, la Policía Nacional convertida en guardia pretoriana, el Ejército Nacional como Escuela de Líderes y Cuadros del FSLN, el ALBA como el patrimonio familiar del consorcio Ortega & Chávez, etc…Revelaré algunos secretos –ya evidentes- que obtuve como resultado de una lectura en 3D de la carta astral de todos los tiranos del mundo en relación con el poder imperial de los Estados Unidos de América.

Mr. Barack Obama –el negrito del bate (big stick) de Chicago y del batey hawaiano- hombre de mucho ritmo, rumba y rumbo, visitó entre el 19 y el 23 de marzo 2011,  tres países nuestros: Brasil, Chile y El Salvador. Esta visita no es como creen muchos una de cortesía, sino que explícitamente el Presidente Obama la utilizó para presentar una nueva política de relaciones, dizque igualitarias y de joint venture (aventuras gananciosas & jubilosas)  de Estados Unidos de América para América Latina.

Esta nueva política pone las reglas básicas de las relaciones internacionales (económicas, político-diplomáticas, de seguridad, militares y culturales)  entre América Latina y los Estados Unidos. Las reglas básicas contemplan el respeto, la promoción, la consolidación de la democracia y los derechos humanos en nuestro hemisferio. La democracia y la manera como se gestiona políticamente por parte de las élites de poder en América Latina van a estar siendo observadas, analizadas, promovidas u obstruidas por el poder imperial.

Cito fragmentos pertinentes del discurso del Presidente Obama en Chile, donde se fija la nueva política y alianza entre los Estados Unidos y América Latina. No son tapazos míos. Quien tenga ojos para leer, que lea la carta astral del Shamán Obama donde se fija el derrotero cósmico por donde transitarán los tiranos latinoamericanos junto a otros satélites obsoletos perdidos en la noche infinita del universo.

Esto me lleva al tema final con respecto del cual debemos continuar colaborando: reforzar la democracia y los derechos humanos. Hace más de 60 años, nuestros países se unieron en la Organización de Estados Americanos y declararon que “la democracia representativa es una condición indispensable para la estabilidad, la paz y el desarrollo de la región”. Hace una década, reiteramos este principio, con una Carta Democrática Interamericana que declaraba, “Los pueblos de América tienen derecho a la democracia, y sus gobiernos, la obligación de promoverla y defenderla”. Los pueblos americanos han demostrado que no existe sustituto para la democracia. Como gobiernos, tenemos la obligación de defender lo que se ha ganado. Así que al acercarse el 10º aniversario de la Carta Democrática Interamericana este año, reiteremos los principios en los que creemos.
Volvamos a comprometernos a defender la democracia y los derechos humanos en nuestros propios países, al reforzar las instituciones que la democracia necesita para florecer: elecciones libres e imparciales en las que la gente escoge a sus propios líderes; legislaturas dinámicas que aportan supervisión; poderes judiciales independientes que defienden el imperio de la ley; una prensa libre que promueve el libre debate; fuerzas armadas profesionales bajo control civil; sólidas sociedades civiles que hacen que su gobierno les rinda cuentas, y gobiernos transparentes que responden a las necesidades de sus ciudadanos. Eso es lo que constituye una democracia.

Y así como defendemos la democracia y los derechos humanos dentro de nuestras fronteras, volvamos a comprometernos a defenderlos en todo el hemisferio. Todo país seguirá su propio camino, y ninguna nación debe imponer jamás su voluntad en la otra. Pero no hay duda de que podemos concordar en que la democracia exige que la mayoría decida; que simplemente tener el poder no le da a un líder el derecho de privar a otros de sus derechos, y que los líderes deben retener el poder por medio del consentimiento, no la coerción.
En el futuro, continuaremos buscando maneras de aumentar la independencia del pueblo cubano, que tiene derecho a la misma libertad que todos los demás en este hemisferio. A la vez, las autoridades cubanas deben tomar considerables medidas para respetar los derechos básicos del pueblo cubano, no porque Estados Unidos insiste en ello, sino porque el pueblo cubano lo merece.

Un solo modelo para la transición a la democracia. Pero como sabe esta región, las transiciones exitosas tienen ciertos ingredientes. La fuerza moral de la no violencia. Un diálogo franco que incluye a todos. La protección de derechos básicos, como la libertad de expresión y de congregación pacífica. Rendimiento de cuentas por agravios pasados. Y realizar reformas políticas a la par de reformas económicas, porque la democracia debe satisfacer las necesidades básicas y aspiraciones de los pueblos. (Leído en Confidencial)
Para los aprendices de tiranos del Alba, dice la Carta Astral,  cualquier cambio de disfraz y en la retórica es tardío. Ni que se metamorfosearan en Francisco de Asís o  Teresa de Calcuta convencerían a nadie. Le han hecho demasiado daño a la democracia y las medidas populistas no han solucionado ni la pobreza, ni la seguridad, ni la marginalidad, ni las migraciones. El populismo es sinónimo de  paliativo. Llegaron mediante el voto democrático a cercenar derechos no a restituirlos. Han violado sistemáticamente la Constitución Política de la República. Han amasado fortunas que más temprano que tarde, les serán devueltas a sus pueblos. ¡Temblad tiranos!