•  |
  •  |

¿A qué apunta la Primera Comisionada Aminta Granera?

Hemos visto desde hace días cómo se venía fraguando lo que se le ha llamado la contramarcha a la marcha planificada por la sociedad civil  en protesta pacífica para demandar la no  reelección de Ortega, y no más violaciones a la Constitución.

Una vez más, vimos cómo la Policía desplegó todas sus fuerzas y con una gran propiedad, los Comisionados Generales, mayores, menores, etcétera, gritaron a los cuatro vientos: todas nuestras fuerzas, los miles de policías van a  esta trabajando para garantizar la seguridad de los ciudadanos.  Y yo me pregunto: ¿cuál seguridad?

En primer lugar, la Primera Comisionada Aminta Granera nunca debió haber autorizado que se desarrollara el carnaval orteguista, o marcha por “la paz, el amor, por Libia” (Peace and Love, o como le quieran llamar),  pues ya había autorizado a las organizaciones civiles que realizaran su marcha, con fecha, hora, ruta.

Entonces, ¿por qué autorizar la marcha o carnaval de los orteguistas? ¿Es que la Primera Comisionada Granera ha olvidado el significado de la palabra no?  O es que hay algo que ella teme?

Garantizar la seguridad de los ciudadanos es no permitir que se den dos marchas en el mismo día, a la misma hora y por las mismas calles de la capital.  O es que ya ha olvidado los antecedentes que se han dado durante otras marchas, donde hasta se han privado algunas vidas?

Vimos a una Policía ensañada contra las mujeres:  en un lapso muy corto, vimos cómo  tomaron a la diputada Mónica Baltodano, la sacaron a la fuerza y la tiraron como saco de naranjas fuera del lugar donde ella se encontraba, sobre el pavimento, sin respetar su inmunidad ni su condición de mujer. Luego, una joven del Cenidh, también fue golpeada, e inmediatamente después, dos mujeres que demandaban las dejaran pasar, fueron brutalmente golpeadas, una de ellas esposada y tirada a la tina de una camioneta de la Policía, como si se tratara de una delincuente de esos que a cada rato la Policía enseña que captura y a las horas, liberada. Otra mujer fue tirada al suelo, y una mujer policía, parecía que la estaba asfixiando.  ¿Esto es garantía de la seguridad de los  ciudadanos?

Acto seguido, vimos aparecer a  la Primera Comisionada Granera, con cara de “yo no fui”, pues a las preguntas de los periodistas sobre la brutalidad que cometieron en contra de la diputada Baltodano,  la respuesta fue: Yo no estaba ahí, no he visto nada, yo no me di cuenta.

¿Dónde se supone que debería estar usted, Comisionada Granera?  Y luego se concretó a decir que no era permitido seguir el paso, porque querían evitar un baño de sangre. Y a los reclamos de las mujeres a las que habían golpeado, contestó: “A mí también me tiraron piedras”.

Ya se preguntó usted, Comisionada Granera:  ¿qué hubiera pasado si las fuerzas de la sociedad civil  se hubieran desbordado? ¿Dónde estaría usted ahora?  ¿Por qué si está tan segura de que iba a haber un baño de sangre, si la marcha de la sociedad civil  hubiera seguido su camino, permitió la otra marcha o carnaval?  Póngase la mano en la conciencia y vea si en realidad está ejerciendo su papel con verdadera justicia.

Yo le pregunto: ¿y ahora qué sigue? ¿Qué se está orquestando? No se haga pasar por ingenua, por sumisa, que no le luce este papel.   No siga exponiendo a los miembros de la Policía Nacional y a la ciudadanía en general.

Managua, 03 de Abril 2011.