•  |
  •  |
  • END

Este sábado el Frente Sandinista realizará elecciones para elegir a sus candidatos a alcaldes y concejales en el norte del país, y el domingo en la región del Pacífico, informó el diputado Edwin Castro.

Castro agregó que hay municipios donde el partido no realizará elecciones, pues los candidatos ya están consensuados, y hay otros donde los cargos a vicealcaldes o a alcaldes ya están destinados a los aliados del partido.

En las elecciones primarias sandinistas, llamadas también consultas populares, pueden votar todos los ciudadanos inscritos en el padrón electoral. Castro aseguró que aún no sabe quién más competirá para ser candidato en la capital. De momento, sólo dos precandidatos participarán, ambos aliados del partido de gobierno, Alexis Argüello y Agustín Jarquín.


La cuota femenina
El Congreso Sandinista decidió la semana pasada que los precandidatos deberán inscribirse un día antes de las elecciones, y que se respetará la cuota para las mujeres, de modo que las fórmulas estén compuestas por un hombre y una mujer.

El martes 11, en una sesión extraordinaria del Congreso Sandinista, todos los candidatos serán ratificados.


“No están polarizados”

Según Castro, las elecciones municipales, previstas para noviembre, no estarán polarizadas, pues, a su juicio, los liberales aún no están unidos. “Yo veo por un lado a la Alianza Liberal Nicaragüense, por otro a los conservadores”, expresó irónico.

“Yo sólo sé por mis candidatos, por el mecanismo que ellos usarán; le vamos a decir a la gente que los alcaldes sandinistas se dejarán supervisar”, dijo.

El Congreso Sandinista decidió que los candidatos de ese partido firmarán una “propuesta de obligaciones políticas y éticas”, de manera que si son electos deberán consultar a los Consejos de Poder Ciudadano, CPC, y ejercer la democracia directa.

El presidente Daniel Ortega advirtió que “el compañero que firme la propuesta y mañana que esté en el cargo no cumpla, se va de la alcaldía”. El constitucionalista Gabriel Álvarez considera que esta advertencia no tiene asidero legal y, además, “viola algunos principios constitucionales”.