•  |
  •  |

La recién concluida Semana Mayor también fue un espacio que usaron los guías espirituales de la Iglesia Católica para reflexionar sobre el irrespeto a la Carta Magna y las leyes, e incluso surgió la advertencia del peligro que representa la posibilidad de un nuevo “derramamiento de sangre”, debido a la confrontación política.

Ayer, en el último día de la Semana Santa, el arzobispo de la Arquidiócesis de Managua y presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, monseñor Leopoldo Brenes, expresó su esperanza de que en lo que resta del año electoral “se pueda celebrar una campaña política sin violencia y que los candidatos no promuevan la confrontación ni los extremismos”.

En un llamado directo a la Policía Nacional y al Ministerio de Gobernación, dijo que “ojalá” que estas dos instituciones “puedan coordinar bien las diversas campañas o caminatas que se hagan”.

“Si unos van por una calle, a los otros que los manden por otra calle, si alguien pide una plaza que está ocupada, que los otros vayan a otra plaza, que se las den al primero y que los que vienen de segundo pues que se los lleven a otra …”, dijo en clara alusión a lo ocurrido el pasado 2 de abril, cuando la Policía autorizó dos manifestaciones el mismo día y que se interceptaban en un punto, aunque al final los oficiales retuvieron a los marchistas de la sociedad civil contra la reelección y priorizaron la manifestación pro gubernamental.

“Que se respete la Constitución”
Monseñor Brenes también hizo un llamado para que el próximo 6 de noviembre -día de las elecciones generales-, la ciudadanía “elija al mejor” candidato presidencial y espera que en el resto del año “se respete la familia, se respeten los derechos humanos y por lo tanto que se respete la Constitución Política”, dijo al finalizar la eucaristía dominical en la iglesia “Cristo Resucitado”, ubicada en el barrio capitalino “Las Américas 2”.

Igualmente, durante toda la Pascua, diversos sacerdotes hicieron reflexiones sobre la confrontación que ha ocasionado el “irrespeto a la Constitución”.

“Respetar leyes garantiza una sociedad más justa, pero el irrespeto puede ser causa de división, luchas y derramamiento de sangre”, dijo el padre Henry Moreno, al iniciar la transmisión radial del tradicional “Vía Crucis Penitencial”, a la que asistieron millares de católicos.

“Que haya libertad para todos los nicaragüenses”
El padre Moreno, en nombre de la jerarquía católica, exhortó a los fieles a no permitir que se repita la historia del pasado, “donde el suelo patrio se ensombreció”.

“No se puede volver al pasado de la historia, que haya libertad para todos los nicaragüenses”, exigió el sacerdote en el momento de la reflexión de la “Octava Estación de la Vía Sacra”. Luego criticó el sistema de justicia existente en el país.

“Que no se imparta justicia por influencias o por dinero donde el inocente queda preso y el culpable libre”, agregó el padre Moreno en la actividad católica que tuvo lugar en carretera a Masaya, el pasado 22 de abril.

La jerarquía católica también exhortó a la feligresía a tomar distancias de  ideologías y partidos políticos que promueven la intolerancia y la violencia.

“Despojarse del miedo y armarse de valor”
El Obispo Auxiliar de Managua, monseñor Silvio Báez, dijo que el cristiano debe tener fortaleza para enfrentar las dificultades.

Monseñor Báez también invitó a los nicaragüenses a orar por la paz y a “elegir con responsabilidad a los próximos gobernantes” en las elecciones generales, previstas para el próximo 6 de noviembre.