•  |
  •  |

En un hecho inusual la Policía reforzó la vigilancia de la sede central del Consejo Supremo Electoral, mientras la Iglesia Católica desviaba el recorrido de la procesión del Vía Crucis Penitencial presidido por la venerada imagen de la Sangre de Cristo.

La Policía que desde hace varias semanas resguarda la sede del CSE en Metrocentro para impedir las protestas ciudadanas contra la inconstitucional reelección del presidente Daniel Ortega, aumentó el número de vallas y agentes.

Las vallas de hierro que hasta el Jueves Santo llegaban hasta las casetas ubicadas en la bahía de la parada de buses en Metrocentro ayer se extendía hasta la entrada al portón este del CSE y con un mayor número de efectivos policiales.

Mientras tanto, las autoridades eclesiales dispusieron desviar el ingreso de la procesión del Vía Crucis penitencial al portón noroeste de la Catedral, es decir por la Carretera Managua- Masaya y no por donde siempre se había hecho frente a Metrocentro.

Un día después el  -Sábado de Gloria- las vallas de hierro estaban en el mismo sitio que permanecían hasta el Jueves Santo.

Por su parte, los  miembros de la Juventud Sandinista 19 de Julio, JS, que acampan en casas de campañas “made in usa”  frente al CSE en apoyo a la inconstitucional reelección de Daniel Ortega se fueron de vacaciones.