•  |
  •  |

El presidente de la Asamblea Nacional, AN, René Núñez Téllez, justificó el cobro de 300 córdobas para obtener la nueva cédula de identidad, porque el Consejo Supremo Electoral, CSE, tiene que pagar “el préstamo” que le hizo España para la impresión del nuevo formato, en alusión a los 5.6 millones de euros que en 2006 se divulgó oficialmente, y se explicó que era en calidad de donativo.


Los cuestionamientos sobre el cobro de la nueva cédula resurgen porque los jefes de las bancadas opositoras y dos diputados integrantes de la Junta Directiva, intentaron introducir dos proyectos de ley de carácter electoral: uno para exigir la observación electoral y otro para eliminar el cobro de la cédula.


El que paga es porque quiere
En ese sentido, el presidente de la AN dijo ayer que la Junta Directiva decidió no incluir esos proyectos en agenda, porque el CSE tiene que pagar un préstamo que hizo a España, para elaborar la nueva cédula que tiene características electrónicas, pero, además, dijo que ninguna persona está obligada a sacar cédula nueva, porque el año pasado la AN aprobó la prórroga de todas las cédulas de identidad hasta 2012.


“Es innecesario plantearse suspender el cobro de una cédula nueva que de acuerdo con lo que explicó el CSE, están obligados a cobrarla por motivo de pagar el préstamo que hicieron en España para la misma, pero ninguna persona en este país debe sentirse obligada a sacar cédula nueva porque todas sus cédulas están prorrogadas hasta 2012”, dijo Núñez al salir de un encuentro con el embajador saliente de China Taiwan en Nicaragua, Ming-ta Hung, quien hizo un donativo de 100 mil dólares, para seguir mejorando la infraestructura de la AN.

Las incoherencias
Cuando en 2006 se divulgó la noticia de que la Embajada de España haría un desembolso de 5.6 millones de euros al CSE, se dijo oficialmente que era un donativo para la elaboración de la nueva cédula.


Sin embargo, después se fue cambiando esa versión, cuando en mayo de 2010 el magistrado José Luis Villavicencio explicó que el donativo no consistía en dinero, sino en maquinaria valorada en esa cantidad, para imprimir el documento de identidad y el material para fabricar al menos 100 mil documentos”, pero en ese momento se necesitaban recursos para más de tres millones de cédulas.

Lo que no se entiende
Villavicencio también dijo en esa ocasión que “el CSE cuenta con financiamiento internacional suficiente para sacar los primeros dos millones de cédulas”. Sin embargo, se cobra 300 córdobas por la cédula electrónica, y la misma se les ofrece gratis a los trabajadores del Estado y a los periodistas afines al gobierno del presidente Daniel Ortega.


También se ha cuestionado el hecho de que esos recursos hayan quedado congelados por más de cuatro años, y sea hasta ahora que se estén usando para fabricar la nueva cédula. El presidente de la Asamblea Nacional viene a aportar una nueva versión, diciendo que fue un préstamo español que el CSE está pagando con el cobro de 300 córdobas del nuevo documento.