•  |
  •  |

Ante el anuncio del presidente Daniel Ortega sobre el aumento a 700 córdobas del bono solidario que reciben los trabajadores del Estado, los diputados Francisco Aguirre Sacasa, del Partido Liberal Constitucionalista PLC; Maria Eugenia Sequeira de la Bancada Democrática Nicaragüense, BDN, y Carlos García, de la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, ven esta y otras medidas como una estrategia de precampaña con vista a las elecciones del 6 de noviembre, en las que Ortega está inscrito como candidato inconstitucional a la reelección.


Para el diputado Francisco Aguirre Sacasa, “el Presidente anda en plena campaña”,  aunque esta inicia oficialmente hasta el 20 de agosto, y “está desembolsando una parte de la ayuda venezolana para tratar de ganar votos”, añadió.


En tanto, los diputados Carlos García y María Eugenia Sequeira, manifestaron su preocupación con relación a la cooperación venezolana, ya que para ellos no es algo estable, “porque no sabemos si el día de mañana a Hugo Chávez lo llegan a quitar y prácticamente eso (el bono) quedaría en el aire”, afirmó Sequeiro.
Mientras, García consideró necesario que este bono se integre al salario de los trabajadores para que una vez jubilados reciban mejores pensiones.


Tanto García como Sequeira, concordaron al afirmar que el bono solidario debería ser incluido en el Presupuesto General de la República.


Los tres legisladores también coincidieron, al manifestar que el aumento del bono, así como la promesa de continuar entregando títulos de propiedad, no le garantizará a Ortega los 145 mil votos que representan los trabajadores beneficiados con esa medida.  Según María Eugenia Sequeira, “todas estas prebendas, el pueblo las recibe, pero el día de las elecciones, el pueblo de Nicaragua va a tomar la mejor decisión para su bienestar”.


Sobre los subsidios
En tanto, el diputado Francisco Aguirre Sacasa, hizo referencia a que los subsidios al Transporte Urbano Colectivo, TUC, de Managua y Ciudad Sandino, así como al de la tarifa de la energía eléctrica, son financiados directamente del Presupuesto General de la República, y no por la cooperación del ALBA; además recordó que ambos financiamientos están incluidos en la reforma presupuestaria presentada y aprobada por el Parlamento.


Para Aguirre Sacasa, el Presidente Daniel Ortega “trató de enmascarar” un alza de la tarifa de energía eléctrica para las personas que consumen más de 500 kilovatios/hora al mes y, según Aguirre, eso “significa el asalto a la clase media nicaragüense, que está en peligro de extinción”.