•  |
  •  |

El presidente Daniel Ortega condenó nuevamente los ataques de las fuerzas de la Organización del Tratado del Atlántico Norte, OTAN, contra Libia, que el sábado mataron a Sief Alarab Muammer Al-Kadhafi, hijo menor del líder de ese país, Muammar Kadhafi.


Ortega emitió el sábado un comunicado en el que condena “los asesinatos contra el pueblo libio, que suman ya miles de víctimas civiles entre mujeres y hombres de todas las edades, y niños y niñas”, y reitera “nuestra exigencia de un alto al fuego inmediato”.


“Reclamamos una vez más, retomar el diálogo y la negociación, que deberían caracterizar las relaciones internacionales, así como las relaciones entre los habitantes de un país, cuando cualquier tipo de diferencia separa a sus ciudadanos”, agregó Ortega a través del comunicado.


“Enviamos nuestras más sentidas condolencias al pueblo libio, al líder, hermano Moammar Al Kadhafi, a su esposa Safia Farkach, a todos sus hijos y nietos, esperando  que Dios les consuele y les dé más fortaleza para seguir defendiendo la dignidad de su pueblo”, concluyó Ortega, no sin ante rechazar enérgicamente “las sostenidas prácticas de los poderes neocoloniales, violatorias de todos los códigos éticos y de todos los derechos”.


Ortega  fue el primer mandatario que se solidarizó públicamente con Kadhafi cuando inició la ofensiva de los insurgentes libios, y posteriormente el ataque aéreo de la OTAN, en cumplimiento de la Resolución 1973 que, sin embargo, solo ordenaba establecer una zona de exclusión aérea y no matar al líder libio ni sacarlo del poder.