Jorge Eduardo Arellano
  •  |
  •  |
  • END

Diputados de diversas bancadas en la Asamblea Nacional rechazaron la decisión del presidente Daniel Ortega, de romper relaciones diplomáticas con Colombia, y algunos calificaron la medida como un error.

El presidente de la Comisión de Justicia del Parlamento, José Pallais, la calificó de “extrema” y dijo que “es preocupante que (el presidente Ortega) intente involucrar a Nicaragua en problemas de terceros países”.

En términos nicaragüenses, según Pallais, Ortega “estaría sudando calentura ajena”.

Pallais condenó el ataque colombiano sobre territorio ecuatoriano, sin embargo, insistió en que Nicaragua debe mantenerse al margen del conflicto. “La entrada (incursión) de Colombia a territorio ecuatoriano es injustificable e inexcusable, (porque) es una violación al derecho internacional”, señaló.


Ambiente de guerra
Por su parte, la presidenta de la Comisión del Exterior del Poder Legislativo, Jamileth Bonilla, considera que, con esa decisión, Ortega “estaría preparando un ambiente de guerra” en Nicaragua.

Para Bonilla, resulta inexplicable el “conflicto que el presidente Ortega pretende armar con Colombia”, al interrumpir las relaciones bilaterales.

El candidato a alcalde de Managua por la Alianza PLC, Eduardo Montealegre, rechazó la decisión del presidente Ortega y dijo que “está sudando calentura ajena”, pues Nicaragua “no tiene vela en ese entierro”, además, acusó al Presidente de la República de querer desviar la atención de los problemas nacionales.


Insensatez
La presidenta del PC, Azalia Avilés, dijo estar en desacuerdo con Ortega, y opinó que el mandatario “mete a Nicaragua en un problema mayor y que no les pertenece a los nicaragüenses”.