•  |
  •  |
  • END

El organismo Centroamérica por el Diálogo, CAD, que aglutina a más de dos mil 500 organizaciones no gubernamentales de la región, exigió ayer la salida de 20 mil asesores militares estadounidenses acantonados en territorio colombiano, además de poner fin al denominado “Plan Colombia” que ejecutan conjuntamente los gobiernos de Estados Unidos y el país sudamericano.

Mediante un pronunciamiento oficial, el CAD considera que la presencia de efectivos militares estadounidenses en territorio colombiano “constituye un factor de inestabilidad en toda América del Sur”, esto a propósito del conato de enfrentamiento bélico entre Colombia y Ecuador, luego que el primero atacó un campamento de las Fuerza Armadas Revolucionarias de Colombia, FARC, localizado a unos dos kilómetros de la frontera común, en territorio ecuatoriano.

Georgina Muñoz, enlace nacional de la Coordinadora Civil, miembro del CAD, leyó el pronunciamiento del organismo regional, en el que instan a los gobiernos latinoamericanos a buscar una salida negociada al conflicto, considerando principalmente la propuesta del secretario general de la Organización de Estados Americanos, OEA, José Miguel Insulza.


En defensa de Venezuela
Muñoz evitó pronunciarse en torno a una posible participación --directa o indirecta-- del gobierno de Estados Unidos en el ataque de las fuerzas militares colombianas sobre territorio ecuatoriano, sin embargo, señaló que “se nota que fue algo muy bien planificado”.

Insistió en la necesidad de que Estados Unidos, “por el bien de la región”, retire a sus efectivos militares de Colombia, para de esa manera contribuir a la solución del problema.

A raíz del conflicto, Muñoz calificó de “legítima” la decisión del gobierno de Venezuela de reforzar su presencia militar en la frontera común con Colombia.

Según la representante de la Coordinadora Civil, Venezuela está en su derecho soberano de tomar las medidas de seguridad que considere necesarias a fin de salvaguardar su territorio.