•  |
  •  |

La reorganización interna del Frente Sandinista y la salida intempestiva de su secretario de organización, Lenín Cerna Juárez, apuntan a centralizar las decisiones partidarias y electorales en la persona de la primera dama y coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, Rosario Murillo Zambrana, según consideran analistas consultados por EL NUEVO DIARIO.

A juicio de Oscar Castillo y Oscar René Vargas, esta reorganización tendrá un efecto inmediato en las estructuras electorales pues, con la salida de Cerna, todo el tendido que estaba listo, seguramente será modificado. Vargas va más allá y considera que el tendido electoral que Cerna había organizado, será sustituido por los dirigentes y miembros de los Consejos del Poder Ciudadano, CPC.

“El problema radica en que en los CPC hay gente de militancia reciente que no necesariamente tiene la disciplina y las redes sociales de las estructuras elaboradas por los operadores políticos, bajo la dirección de Cerna”, explica el sociólogo y analista político Oscar René Vargas.

Neutralizan sombra de Cerna
Aunque es difícil conocer las causas exactas de la remoción de Cerna, Vargas ve muy evidente la intención de las máximas autoridades del Frente Sandinista por neutralizar su influencia política dentro del partido, reflejado, según él, en el hecho de que “en la lista de candidatos a diputados del FSLN no hay ningún miembro de los operadores políticos vinculados a Cerna. Algunos de ellos tenían la aspiración de saltar a palestra política pública”.

Vargas tampoco puede vaticinar si esos cambios a seis meses de las elecciones y a tres meses de que arranque la campaña, incidirán negativamente en el resultado de los comicios, no obstante cree que la remoción de Cerna sí tendrá alguna repercusión interna en el FSLN, aunque desconoce en qué magnitud.

“A simple vista se puede pensar que tendrá alguna repercusión, aunque desconozcamos su fuerza, debido principalmente a la dificultad de sustituir una dirección política establecida en plena campaña electoral”, expresó.

Vacío se sentirá en Occidente
Para Vargas, el centralismo en las “decisiones político-electorales” será evidente en León y Chinandega, departamentos que estaban bajo la conducción político-partidaria de Lenin Cerna.

“Debido a la remoción de Cerna, la tendencia es que van a sustituir (a las estructuras electorales) con la militancia reciente de los CPC, con un mayor centralismo en las decisiones políticas-electorales en los departamentos señalados. Desconocemos las repercusiones inmediatas que pueda tener en otros departamentos del país”, explicó.

Mucha suspicacia
Por su parte, el analista Oscar Castillo opina que “los partidos políticos pueden, en cualquier momento, realizar los cambios que consideren pertinente a fin de que su estructura pueda responder a los fines, principios y programas del partido”.

“En el caso del FSLN despierta mucha suspicacia la remoción, en plena campaña electoral, de uno de los miembros de la estructura que mejor ha manejado el entramado orgánico y sobre todo lo referido al andamiaje organizativo electoral”, explicó Castillo en alusión a Lenin Cerna.

“Según los reportes o informaciones que se tienen, la salida del señor Cerna, es por problemas en las relaciones de poder y las contradicciones que se confirman con esta decisión, entre distintos grupos de poder e influencia dentro del liderazgo del frentismo”, agrega Castillo.

Celos de poder
Para Castillo  de “lo que no cabe duda, es que esta decisión (remoción de Cerna) la tomó la pareja presidencial de cara a no ‘permitir que personas que alcancen tanto poder e influencia en el partido, traten de superarlos a ellos’. Creo que esto es la verdadera causa de la remoción del señor Cerna”, agrega.

Castillo considera que esta decisión “parece ser un resultado de la paranoia de la pareja presidencial, que resulta de un afán de controlar el partido en toda la lógica vertical o piramidal en que funciona”.

Impacto al fin
A juicio de Castillo, “la separación de Cerna puede tener su impacto, no en los resultados electorales, que de todos modos y a como parece ser, el partido de gobierno con Daniel Ortega a la cabeza, buscarán como ganar a cualquier costo, sino más bien en la organización del tendido electoral que ya Cerna tenía y manejaba muy bien”.

“A pocos meses ya de las elecciones al Frente Sandinista le tocará reestructurar y recomponer el liderazgo en esta materia, sin embargo, para el Frente -con todos los recursos con los que cuenta y la experiencia acumulada en estos casos-, talvez le sea un poco difícil, pero no imposible de lograrlo, agregó Castillo.