•  |
  •  |

Conforme con el artículo 15 y 134 de la Constitución Política de Nicaragua, el ciudadano de origen libio, Mohamed Mohamed Lasthar no puede postular su candidatura a diputado suplente. Según el director jurídico del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, Gonzalo Carrión, ser nacionalizado, no es lo mismo que ser “nacional de Nicaragua” y, por tanto, las prerrogativas para unos y otros no son las mismas.

De acuerdo a la explicación jurídica de Carrión, Lasthar –de origen libio-, es nacionalizado pero no es nacional de Nicaragua; es decir, no es nacido en Nicaragua y por ello, la Constitución establece las debidas diferencias en cuanto a derechos y deberes.

El artículo 15 de la Constitución Política de la República establece que “son nacionales: los nacidos en el territorio nacional. Se exceptúan los hijos de extranjeros en servicio diplomático, los de funcionarios extranjeros al servicio de organizaciones internacionales o los enviados por sus gobiernos a desempeñar trabajos en Nicaragua a menos que opten por la nacionalidad nicaragüense”.

Lo que dice la Constitución

También son nacionales, agrega el artículo 15 de la Constitución, “los hijos de padre y madre nicaragüenses; los nacidos en el extranjero de padre o madre que originalmente fueron nicaragüenses, siempre y cuando lo soliciten después de alcanzar la mayoría de edad o emancipación”.

Además, son nacionales “los infantes de padres desconocidos encontrados en territorio nicaragüense, sin perjuicio de que, conocida su filiación surjan los efectos que proceden; también los hijos de padres extranjeros nacidos a bordo de aeronaves y embarcaciones nicaragüenses, siempre que ellos lo soliciten”.

Al respecto, Carrión explicó que el artículo 134 de la Constitución establece las calidades para ser diputado y una de ellas es “ser nacional de Nicaragua”.  “El artículo 134 no dice ni habla, ni hace referencia a las personas nacionalizadas; es decir, que adquirieron la nacionalidad nicaragüense a través del trámite administrativo correspondiente, que es el que realizó el señor Lasthar”, explicó Carrión.

Las calidades
El artículo 134 al que se refiere Carrión, señala literalmente: “Para ser diputado se requieren las siguientes calidades: a) Ser nacional de Nicaragua.  Quienes hayan adquirido otra nacionalidad, deberán haber renunciado a ella al menos cuatro años antes de verificarse la elección”.

Es decir, insistió Carrión, que la Constitución diferencia entre “nacional de Nicaragua” y “nacionalizado”; por tanto, reiteró el jurista, Lasthar no tiene las mismas prerrogativas políticas que un nicaragüense nacido en Nicaragua, y de padres nicaragüenses.