•  |
  •  |

El expresidente Enrique Bolaños no quiso hablar ayer sobre ningún tema político ni sobre los políticos. “Estoy trabajando en otras cosas personales”, contestó ante la insistencia de los periodistas que buscaban sacarle una sola opinión del proceso electoral.

Bolaños participó en el acto de clausura de la Cuenta Reto del Milenio, realizado en un hotel capitalino.

El exmandatario de 83 años, quien gobernó entre 2001 y 2006, sí se refirió brevemente a los beneficios que el programa estadounidense implementado durante su administración trajo al Occidente del país.

Entre la bulla y el sonido de música de marimbas, rodeado de cámaras y aturdido por los flashes, un periodista oficialista le preguntó si consideraba que la Cuenta Reto del Milenio debería continuar o si “ya cumplió con su meta”.

-Pues sí, porque necesitamos mucho más- respondió desganado.

-Don Enrique, ¿cómo ve el panorama político?- preguntó otra periodista acercándole el micrófono.
-No lo veo.
Díganos algo
-¿Por qué? Don Enrique, díganos algo- pide el periodista que está a su lado.
-Yo he estado sustraído de eso totalmente…

-¿Cree que la oposición puede ir unida?- increpa alguien más.
-Hay que preguntarle a ellos- continuó Bolaños.

-¿Y Arnoldo Alemán? ¿Debería Nicaragua votar por él?
-Esa es cuestión de cada quien- respondió con desdén- y en seguida le aconsejó a alguien que tenga cuidado porque puede caerse de espalda.

-En las encuestas antes de (Fabio) Gadea está (Arnoldo) Alemán- se oye entre el alboroto.
Bolaños no contesta.

-¿Gadea puede ser una alternativa?- remata una periodista.
-No sé- respondió con una sonrisita.
Desde que entregó la Presidencia en 2007, Bolaños está alejado de la vida política y no asumió la diputación constitucional que le corresponde. Tras la muerte de su esposa en 2008, el exmandatario dedica su tiempo a organizar una biblioteca virtual que lleva su nombre y el de su hermano, Alejandro Bolaños Geyer.