•  |
  •  |

No sin antes pasar agradeciendo al “país de la solidaridad”, el expresidente Manuel Zelaya partió ayer del Aeropuerto Internacional  “Augusto César Sandino” hacia su país natal, en un jet venezolano, y acompañado por una comitiva de representantes  latinoamericanos.

Zelaya agradeció al presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, por la hospitalidad brindada desde el día en que fue expulsado de su país, por medio de un golpe de estado que el próximo 28 de junio cumple dos años. También agradeció a República Dominicana, donde instaló su residencia durante 17 meses de exilio junto a su familia.

Agradeció nombre por nombre a todos los que lo respaldaron: a los miembros del ALBA, a los presidentes Rafael Correa, Evo Morales, Raúl Castro, Lula Da Silva, Cristina Kirchner, Fernando Lugo... “Todos los gobierno de América Latina que han sido solidarios”, señaló.

“Gracias Presidente Ortega; cuando hay dificultades es cuando se conoce a los amigos y a los hermanos, y usted es un amigo y un hermano”, expresó Zelaya antes de abordar la aeronave que lo llevaría al aeropuerto internacional Toncontín, de Tegucigalpa, donde lo esperaba un grupo de simpatizantes.

Zelaya denunció a EU
Pero hubo un país al que no agradeció, “un país que dejó de cumplir su palabra” en los “fracasados” acuerdos de San José. “Lo denunciamos y le pedimos rectificación”, dijo en alusión a Estados Unidos.

Zelaya regresó a Honduras acorazado de una importante representación de los países de América Latina, incluidos el expresidente panameño Martín Torrijos; el Secretario de Estado de Dominicana, Miguel Mejía; la senadora colombiana, Piedad Córdoba; el canciller venezolano, Nicolás Maduro, entre otros.

El presidente Daniel Ortega y su esposa Rosario Murillo lo llegaron a despedir al aeropuerto con todos los honores de Estado. Zelaya llegó la noche del viernes a Nicaragua, procedente de República Dominicana.

Contrario a lo que se esperaba, el presidente Ortega no acompañó a Zelaya en su retorno a Honduras. La primera dama y coordinadora del Consejo de Comunicación, Rosario Murillo Zambrana, expresó que el presidente Ortega “nunca dijo que iba a acompañar a Mel Zelaya” en ese viaje. Sin embargo, en representación de Nicaragua en Honduras, estuvo el embajador Mario Duarte.