•  |
  •  |

Para esta fecha durante los procesos electorales pasados, una avanzada de las misiones de observadores internacionales ya estaba en el país, así fuesen invitados por el Presidente de la República o por el Consejo Supremo Electoral, CSE.

Los observadores internacionales son invitados oficialmente a través de la Cancillería de la República, a veces a petición del Consejo Supremo Electoral.

Entre las atribuciones del CSE que la Ley Electoral contempla está la de reglamentar la acreditación y participación correspondiente a los observadores del proceso electoral. Según Roberto Rivas, magistrado presidente del CSE, la nueva modalidad de acompañamiento se llevará a cabo bajo condiciones rigurosas.

El reglamento que está elaborando, dijo hace meses, se basará en la “carta de la ONU sobre observación electoral, disposiciones de la Unión Europea y OEA”.

“Yo vi el reglamento mexicano y es fuertísimo, te dice que si das una declaración, en el aeropuerto mismo te agarran y te sacan, lo cual me parece lo más correcto”, advirtió en esa ocasión.

El inciso ocho del artículo 27, la Ley Electoral establece que los miembros de las Juntas Receptoras de Votos. JRV, deben permitir, durante toda su actuación, el acceso al local de los observadores debidamente acreditados.

En 1990 más de 20 grupos de observadores de Europa, América Latina, Canadá y Estados Unidos llegaron al país pocos meses antes de las elecciones nacionales que dieron como ganadora a Violeta Barrios de Chamorro.

Sólo la misión de la Organización de Estados Americanos, OEA, contó con más de 300 observadores. La avanzada de esta misión se calculó en unos 150 miembros.

Pese a que los comicios de 1996 y de 2001 no fueron igual de vigilados que los de 1990, sí fueron acreditados observadores extranjeros y nacionales.

Las elecciones de 2006 han sido consideradas las más observadas después de las de 1990. Según reportes de prensa, más de 17 mil observadores nacionales e internacionales estuvieron presentes en los comicios por los que Daniel Ortega regresó al poder.

La misión del Centro Carter, que arribó la semana pasada al país sin estar oficialmente invitada, estuvo compuesta, entre otros, por el exmandatario de Argentina, Raúl Alfonsín, de Panamá, Nicolás Ardito Barletta y de Perú, Alejandro Toledo.

En septiembre de 2006 ya estaba en Nicaragua la misión de observación electoral de la Unión Europea, que entonces estuvo integrada por nueve expertos y 26 observadores que estuvieron presentes durante el período de campaña, los preparativos preelectorales, las votaciones y el escrutinio.

Más de 60 observadores, entre ellos diplomáticos de los Estados miembros de la Unión Europea, estuvieron en Managua desde antes de los comicios.