•   WASHINGTON / EFE  |
  •  |
  •  |

La Organización de Estados Americanos (OEA) se prepara para decidir hoy el ingreso de Honduras al organismo, después de 23 meses de suspensión tras el golpe de Estado en junio de 2009 que depuso al entonces presidente Manuel Zelaya.

La OEA convocó la semana pasada una Asamblea General extraordinaria a nivel de cancilleres para debatir la reincorporación de Honduras después de la firma del Acuerdo de Cartagena de Indias (Colombia), auspiciado por Colombia y Venezuela, en el que se acordó la vuelta de Zelaya.

Honduras necesita los votos de al menos dos tercios de los 33 miembros activos actualmente para volver al organismo, algo con lo que cuenta en estos momentos, según indicó el lunes el presidente hondureño, Porfirio Lobo.

Ambiente favorable
El ambiente en la OEA “es bastante favorable” para Honduras, “hemos logrado un consenso bastante grande de diferentes países”, señaló el mandatario, quien enfatizó que el retorno a la OEA significará “lograr de nuevo ser parte de la comunidad latinoamericana y del resto de América”.

Lo que no está tan claro es si su vuelta será por “consenso”, con la aprobación de todos los miembros, como prefiere la OEA para que haya unidad en la decisión final, o si tendrán que recurrir a la votación.

Ecuador se opone
De momento, Ecuador ha sido el único país que se ha mostrado en contra de la vuelta de Honduras por considerar que no se han hecho los cambios suficientes y que la situación de los derechos humanos no se ha resuelto.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, dijo la semana pasada que no apoya el retorno de Honduras porque no se ha castigado a los responsables del golpe de Estado que sacó a Manuel Zelaya del poder, lo que consideró un “requisito fundamental”.

Por su parte, el canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño, ha señalado que Honduras todavía tiene pendiente cumplir requisitos democráticos y mejorar en materia de derechos humanos.

También organismos de derechos humanos
En este sentido, organizaciones de derechos humanos como el Centro por la Justicia y el Derecho Internacional (Cejil) se han opuesto a la vuelta de Honduras hasta que haya un compromiso con los derechos humanos.

“El Estado hondureño aún tiene serias deudas con la institucionalidad democrática, el Estado de derecho y los derechos humanos”, indicó en una carta enviada a la OEA.

A estas protestas se han sumado las voces de un grupo de 87 líderes demócratas del Congreso de EU que instaron en una carta a la secretaria de Estado, Hillary Clinton, a que presione a Honduras hacia un mayor respeto de los derechos humanos, y sopese la suspensión de ayuda para garantizar el fin de los abusos.

Lobo convencido
No obstante, el presidente Lobo se ha mostrado convencido de que Honduras volverá a ser miembro de pleno derecho con la vuelta de Zelaya el sábado, tras 16 meses de exilio en República Dominicana, gracias al acuerdo firmado el pasado día 22 en Colombia.

El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, viajó a Tegucigalpa para recibir junto con el presidente Lobo a Zelaya y expresó su deseo de que la vuelta de Honduras sea “por consenso, por unanimidad o por la mayor cantidad de votos posibles”.

Insulza felicitó a Lobo por su gestión para superar la crisis hondureña y subrayó que el documento firmado por Lobo y Zelaya en Cartagena “es un acuerdo entre hondureños”, algo que la OEA y el resto de la comunidad internacional siempre quisieron que “fuera así”.

Expectativa de Honduras
Lobo ha enviado a la Asamblea de mañana en Washington a una delegación compuesta por la designada presidencial (vicepresidenta) y ministra de la Presidencia, María Antonieta de Bográn; el canciller, Mario Canahuati, y el ministro de Planificación y Cooperación Externa, Arturo Corrales para participar en la asamblea.

El encuentro en Washington se producirá cuatro días antes de la 41 Asamblea General que se celebrará del 5 al 7 de junio en El Salvador y en la que se espera que Honduras pueda participar como miembro activo.

Los países centroamericanos son los más interesados en que Honduras vuelva a ser miembro de pleno derecho ya que el tema central de este año será la seguridad ciudadana, un tema que afecta de cerca a estos países.