•  |
  •  |

El mensaje de la Conferencia Episcopal no critica exclusivamente al presidente Daniel Ortega. Las críticas por la autodivinización, la soberbia, la arrogancia y el uso de los pobres, entre otros, les corresponde también a los empresarios, a los hombres en los hogares e incluso a los mismos jerarcas católicos, considera la teóloga María López Vigil.

López Vigil va más allá del contexto polarizado que vive el país cuando lee el mensaje y asegura que éste “es bueno”, pero “lo leemos de una forma polarizada y limitada y quienes lo emiten lo leen igual”.

Sociedad polarizada
“Si esta sociedad no estuviera tan polarizada, estos textos donde se habla de los arrogantes, los déspotas, los soberbios de corazón y orgullosos que buscan sus intereses y exigen que se rinda culto a su personalidad, se lo podríamos aplicar a muchos otros, no solo a este gobierno”, sostiene.

Según la teóloga, “se han centrado mucho en destacar el autoritarismo de Ortega… y  este mensaje es aplicable a la jerarquía de la Iglesia, que de alguna manera se autodiviniza”.

Va más allá
La crítica por la autodivinización parecía calzarle perfectamente a Ortega, quien ha mandado a poner grandes rótulos con su rostro en todas partes e invoca frecuentemente a Dios.

La Conferencia criticó a los “soberbios de corazón, los arrogantes y orgullosos que buscan sus intereses y exigen que se rinda culto a su personalidad, (quienes) se pierden y se dispersan por autodivinizarse, siguiendo sus caminos y no los de Dios”.

Tiene sello

A su criterio, el mensaje trae el sello del obispo auxiliar Silvio Báez. “Es un típico mensaje episcopal. Tratan de sacarle todo el jugo posible a un pasaje del Evangelio con varios objetivos, uno de ellos es reforzar la devoción a María y en ese sentido darle peso a lo que han propuesto, que es rezar”, dice.

La teóloga considera que el obispo auxiliar rompe el esquema de “mensajes demasiados políticos, a veces politiqueros”, y que en este caso tiene un sustento más sólido, el envase es más adecuado y “esto los desconcierta un poco porque este gobierno trata mejor con obispos de menor formación, más acostumbrados a la política de patio".

Citando a Lucas en la carta pastoral emitida el martes los obispos dicen que “los poderosos que ejercitan el dominio en modo despótico y autoritario consolidándose en modo prepotente y tiránico sobre los demás, actúan como si Dios no existiera y por eso Dios mismo los destrona y derriba”.

Orientador
Michele Najlis calificó el mensaje como “orientador” y considera que va dirigido a los partidos políticos y al gobierno. “Ya sabemos quiénes se han querido divinizar, quién está gobernando de manera autoritaria”.

“Ese documento es una reflexión desde la figura de María, muy aterrizada”, agregó.