•   Prensa Latina  |
  •  |
  •  |

Nicaragua y Ecuador rechazaron ayer lo que ellos llaman, “acciones desestabilizadoras de Estados Unidos contra Venezuela” durante la 41 Asamblea General de la Organización de Estados Americanos, OEA, en la capital de El Salvador.

Los representantes de ambos países, Denis Moncada y María Isabel Salvador, respectivamente, se pronunciaron sobre el asunto en el primer día de debates en la plenaria de la reunión de la OEA.

Moncada recordó las sanciones impuestas por el gobierno de Estados Unidos a la Empresa Petróleos de Venezuela (Pdvsa) dentro de la política de Washington contra Irán.

Amenazan también al ALBA
El embajador permanente de Nicaragua ante la OEA denunció que “las medidas estadounidenses contra Venezuela son acciones arbitrarias encaminadas a desestabilizar a esa nación”.

“Atentan contra la estabilidad, la seguridad y la paz regional”, subrayó Moncada, quien advirtió que las sanciones también apuntan contra el resto de las naciones miembros de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA).

“Nicaragua, como parte del ALBA, rechaza cualquier mecanismo de agresión e intervención política y económica en contra de nuestras naciones”, expresó Moncada.

También Ecuador
La representante permanente de Ecuador en la OEA, en su discurso en el plenario expresó el enérgico rechazo de su país a cualquier intento de agresión contra Venezuela.

La 41 Asamblea General de la OEA fue inaugurada anoche por el presidente de El Salvador, Mauricio Funes, y el secretario general del organismo, el excanciller chileno José Miguel Insulza.

Durante la jornada matutina se desarrolló la primera sesión plenaria, durante la cual el canciller salvadoreño, Hugo Martínez, fue elegido presidente de la Asamblea General, además de aprobarse el temario y calendario de la cita.

Posteriormente comenzó el diálogo entre los jefes de delegación sobre el tema central de la Asamblea: La seguridad ciudadana en las Américas.