•  |
  •  |

Los nicaragüenses estamos a pocos meses de ver un rostro nuevo o posiblemente el mismo a cargo de la jefatura de la Policía Nacional. El expresidente de la República, Enrique Bolaños Geyer, confió a EL NUEVO DIARIO que cuando nombró en ese puesto a la primera comisionada Aminta Granera, Directora General de esta institución, tomó en cuenta sus virtudes y capacidades. Ayer como ahora, considera que “un jefe policial debe responder a los intereses de todos y no de unos cuantos”.  

Granera finaliza su período como jefa de la institución dentro de un poco más de dos meses y se ha rehusado responder sobre la posibilidad de ser reelecta en su cargo, teniendo en cuenta la “flexibilización” que otorgó el presidente Daniel Ortega.

El oportuno papel de Granera
Representantes de la sociedad civil y de organismos defensores de los derechos humanos consideran que la represión en contra de quienes piensan diferente al partido de gobierno, se agudizaría si Aminta no estuviera en ese cargo.

“En la familia teníamos un dicho que decíamos: ´si la tía tuviera ruedas, fuera bicicleta`, es obvio que la tía no debería tener ruedas, debería ser una tía amorosa, cumplir con el papel de tía no de bicicleta”, ilustró Bolaños sobre el papel que debe cumplir un jefe policial y todos los funcionarios públicos hacia la población.

Funcionarios para servir a todos
Diversos sectores de la sociedad han cuestionado el papel que califican como “pasivo y permisivo por parte de la Policía”, cuando se trata que los uniformados actúen en confrontaciones políticas protagonizadas por grupos afines y opositores al partido de gobierno. Han criticado la falta de protección para las personas que adversan al gobierno.

“La Policía debe dar un mismo servicio por igual a todos, también los ministros y los funcionarios, el que llega a traer un servicio legal a un ministerio debe tener igual atención sea pelón, peludo, gordo, chaparro, flaco, verde, negro, azul, igual es un ciudadano y debe tener un beneficio”, exhortó el expresidente.        

“Yo no nombré por filiación política”
Pero, los periodistas de medios independientes como END, a diario chocamos con la política de desinformación que ha orientado el gobierno “socialista, cristiano y solidario”, ya que los funcionarios se rehúsan a facilitar entrevistas y hasta cortan las llamadas que les hacemos a sus teléfonos, haciendo gala de la mala educación.

“Yo valoré capacidad no afiliación política de los funcionarios públicos cuando llegué al gobierno, vos no podés encontrar record en mi administración sobre que yo me dediqué a quitar a gente de tal o tal religión o partido o creencia. Respeté a todo el que estaba en su trabajo y pasé una Ley de Servicio Civil y Carrera Administrativa para proteger a los servidores públicos, se les dieron capacitaciones y diplomas”, recordó Bolaños, el marco legal que debe cumplir toda persona que desea ser un buen funcionario al servicio de todos.