•   Managua  |
  •  |
  •  |
  • elnuevodiario.com.ni

La huelga de hambre de Marlene Duarte ya no es por las diputaciones, “ahora se trata de recuperar la dignidad” del Partido Conservador, PC, la cual se perdió desde el momento en que los directivos del PC excluyeron de las listas de candidatos a diputados a una veintena de líderes conservadores, entre ellos la presidente honoraria del PC, Azalea Avilés y la misma Duarte.

Tanto Duarte como Avilés están claras de que no pueden revertir el hecho de que fueron excluidas por los mismos directivos de su Partido, pero aún así la huelga de hambre es una manifestación de “inconformidad” por las decisiones que tomaron los directivos conservadores, Alejandro Bolaños Davis y Alfredo César Aguirre, quienes participaron en la mesa negociadora con los aliados del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, el presidente del PC,

Marlene Duarte mantiene indefinidamente su huelga de hambre que hoy cumple siete días y aunque quienes están a su alrededor le insisten en que no debe hablar para no gastar energías, ella siempre está dispuesta a repetir que “mi causa es justa y no voy a claudicar”.

“No voy a claudicar porque yo sé que estoy dejando claro ante los ciudadanos, la patraña sucia que hizo Alfredo César de usurpar el lugar que no le corresponde y esa manera cínica y sin vergüenza de actuar, al igual que su cuñado”, dice Duarte con desgano y los ojos adormecidos, acostada en un catre donde lleva ya siete días.

Ni siquiera su hija de cinco años, quien le ha pedido que regrese a casa, la hace desistir de su causa. Más bien como contraparte su hijo de 12 años y su mamá le dan fuerzas para que continúe, porque “ellos me entienden y me apoyan”, expresa.

Del presidente del PC, Alejandro Bolaños Davis, no han sabido nada, no se ha pronunciado, pero lo más importante para Duarte es que las bases la apoyan y todos están inconformes con la negociación que hizo Bolaños y Aguirre.

Por su parte, Azalea Avilés tienen la “esperanza verde” de que esta situación le dará un nuevo rumbo al partido, aunque hasta el momento la situación es incierta.