•  |
  •  |

Tres opositores y excancilleres tienen lecturas opuestas sobre las críticas de senadores estadounidenses a Jonathan Farrar, nominado para ser embajador de ese país en Managua.

Al diputado Francisco Aguirre Sacasa “no le sorprende” la actitud de los miembros del Comité de Relaciones Exteriores del Senado, pues sostiene que con una mayoría republicana la posición de Estados Unidos hacia los países miembros de la Alternativa Bolivariana para las Américas, Alba, se endurecerá.

Parte de ese endurecimiento, agrega Aguirre Sacasa, canciller durante la administración de Arnoldo Alemán, se verá reflejado al momento de escoger a los embajadores en los países del Alba.

Dos críticas

Durante la audiencia de Farrar en el Comité de Relaciones Exteriores, los senadores criticaron las “maquinaciones electorales” del presidente Daniel Ortega de cara a los próximos comicios, y pidieron que EU envíe a Managua a una persona “firme” que proteja a la sociedad civil en ese país.

Aguirre Sacasa considera que en este planteamiento hay dos críticas. “Están criticando al Departamento de Estado norteamericano por no haber sido fuerte con aquellos gobiernos que le hacen la guerra a Estados Unidos y están expresando su inconformidad con países latinoamericanos como Ecuador, Venezuela, Bolivia, Nicaragua, que han tenido posturas más beligerantes contra Estados Unidos”.

La reacción de Montealegre

El opositor Eduardo Montealegre no ve mayores mensajes implícitos en las críticas de los senadores estadounidenses.

“En un país como Estados Unidos, donde la democracia funciona, senadores, diputados, de distintos partidos tienen la capacidad de expresar su opinión sin temor”, dice Montealegre.

Según él, “están emitiendo una opinión sobre algo en particular que no tiene mucho que ver con Nicaragua sino más bien con Cuba”.

El renovador sandinista Víctor Hugo Tinoco va más allá en su lectura. “Eso significa que en Estados Unidos puede haber problemas si hay fraude, y es la misma discusión que hay en Europa, y en América Latina y en la OEA”.

“La preocupación tiene que ver con todos los atropellos a la ley, la ilegalidad en la candidatura de (Daniel) Ortega. Tiene que ver con todo ese acumulado de cosas que van apuntando a un fraude”, dijo Tinoco, quien considera que los senadores “están pensando en poner a alguien que trabaje en función de que no haya fraude, que se respete el voto”.

¿Cómo podría un embajador estadounidense evitar un fraude? “Trasladando sus puntos de vista, sin embargo, no es él el que va a hacer el trabajo”.