•  |
  •  |

El Arzobispo de Managua y Presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, CEN, monseñor Leopoldo Brenes, insistió en que los partidos políticos deben proponer nuevos rostros para ocupar los cargos públicos, porque considera que las “nuevas generaciones aportan nuevas ideas y nuevos proyectos que van a beneficiar a la nación”.

“Yo creo que hay jóvenes en los diversos partidos que están preparados y tienen la capacidad para ejercer un cargo directivo”, opinó monseñor Brenes, al finalizar la homilía dominical en la Catedral Metropolitana, en un año electoral, cuando se están repitiendo dos candidatos presidenciales de los comicios de 1996.

El alto jerarca de la Iglesia Católica también manifestó que “las revoluciones no son de una sola persona, sino de todo un pueblo”, en alusión al partido de gobierno, Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, el cual no ha cambiado a su candidato presidencial en al menos 25 años de participación política.

“Si una persona piensa que lo puede abarcar todo, eso es muy negativo, porque las nuevas generaciones, aunque sean del mismo partido, tienen nuevas ideas y nuevas formas de llevar adelante todo un proyecto. Creo que los proyectos de partidos son mejores que los proyectos de personas”, dijo Brenes.


Código de la Niñez pendiente en agenda del CEN
Por otra parte, la propuesta de aumentar los años de prisión a los adolescentes que hayan cometido delitos violentos, es un tema pendiente en la agenda de los miembros de la Conferencia Episcopal, y que podrían retomar en la próxima reunión para debatir.

Sin embargo, la opinión de Brenes es que la cárcel “no es una buena maestra”, porque considera que los jóvenes salen de prisión como especialistas en el crimen y con más experiencia para atacar a la sociedad.

Brenes sugiere que se debe hacer un estudio y un debate del tema, para reformar el Código de la Niñez y la Adolescencia. “De las cosas apresuradas a veces no se llega a nada, creo que se debe llegar a una comisión, en la cual estén los universitarios, esté la pastoral juvenil, estén muchos miembros de la sociedad, que se valore bien esta ley, y, sobre todo, lo más importante es crear centros de rehabilitación para los jóvenes”, recomendó.

Lo más importante para monseñor Brenes es que a estos jóvenes infractores se les inculque valores y respeto a la vida. “Cuando vemos esos asaltos de los niños y de los jóvenes es porque no tienen respeto hacia las personas, porque no se les ha inculcado en los hogares”, valoró Brenes, agregando que es importante promover, desde las escuelas, una educación verdaderamente integral.