•  |
  •  |

La crisis en el Partido Conservador parece no tener fin. Ahora la manzana de la discordia es el Consejo Nacional que se realizó el pasado viernes para destituir a Alejandro Bolaños Davis como presidente del partido, pues mientras éste asegura que fue convocado ilegalmente, Azalia Avilés asegura que todo se hizo conforme los estatutos de la organización.

Bolaños Davis asegura que dicho Consejo Nacional es ilegal por cuanto no fue convocado por la Junta Directiva nacional del PC o por solicitud de al menos 10 miembros del mismo Consejo.

Mientras eso ocurre, el Consejo Supremo Electoral, comienza una cuenta regresiva en la revisión de las impugnaciones y en ellas está la entregada por la nueva directiva del Partido Conservador que impugna a nueve candidaturas de la alianza PLC-PC y que incluye a los directivos del partido verde.   
 
Hubo mayoría en Consejo
En defensa del Consejo, Avilés señaló por su parte que el Consejo se realizó conforme los estatutos del partido, pues se convocó por una Junta Directiva que el mismo Bolaños Davis presidió el pasado 30 de mayo, y aunque luego se retiró porque quería que le dieran una carta de disculpas, “se abrió la sesión y se hizo la convocatoria”.

Además, dijo que el día del Consejo Nacional, el quórum de 28 miembros se sobrepasó a 34. “Estaban representantes de 14 departamentos de Nicaragua. Que me diga quién estaba allí que no es miembro”, retó Avilés.

Las otras autoridades destituidas son Alfredo César Aguirre como vicepresidente, Magda Briones como secretaria política, y Jaime Vega Luna como secretario de relaciones internacionales.

Otra impugnación
Bolaños Davis afirmó que el lunes introdujeron ante la Comisión Electoral del partido una solicitud de impugnación a lo actuado por sus correligionarios, y que si la resolución no los satisface, recurrirán al Consejo Supremo Electoral.

El Nuevo Diario solicitó al equipo de prensa del PC la carta interpuesta ante la Comisión Electoral y aunque prometieron enviarla vía correo electrónico, no lo hicieron.