•   TEGUCIGALPA / AFP  |
  •  |
  •  |

El expresidente hondureño Manuel Zelaya encabezó ayer una protesta frente a un juzgado para exigir la liberación de su exministro Enrique Flores Lanza, quien está, desde hace cinco días, bajo arresto domiciliario por supuestos actos de corrupción.

Cientos de seguidores del zelayista Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP) marcharon desde la sede del sindicato Stibys hasta el Juzgado Penal de Tegucigalpa, ambos situados en el sur de la capital, para exigir el cese de los juicios contra Flores, principal exministro de Zelaya.

“Mi presencia aquí es en calidad de expresidente, en mi condición de coordinador del Frente de Resistencia, de acompañar al demandado porque es injusto que se persiga a los golpeados, a las víctimas, y se proteja a los que dieron el golpe de Estado” en junio de 2009, dijo Zelaya a los periodistas frente al juzgado.

Flores, exministro de la Presidencia de Zelaya, está bajo arresto domiciliario desde el pasado miércoles, en un juicio denunciado por el exgobernante como violación al pacto de reconciliación que firmó el 22 de mayo con el presidente Porfirio Lobo.

El exministro está acusado del desvío de 5,6 millones de dólares para propaganda de una consulta nacional que pretendía realizar Zelaya para cambiar la Constitución, disputa que llevó a su derrocamiento por parte del Ejército con el aval del Congreso y la Corte Suprema.

Respeto institucional
El exfuncionario volvió al país el 28 de mayo junto a Zelaya, quien regresó tras firmar un acuerdo seis días antes con Lobo en Cartagena, Colombia, bajo mediación de Colombia y Venezuela. El pacto estableció garantías para el regreso del exmandatario y sus colaboradores, luego de que Zelaya estuviera refugiado 16 meses en República Dominicana.

Lobo se ha excusado por la situación de Flores diciendo que él no tiene control sobre el Poder Judicial, que sigue controlado por partidarios del golpe.