•   SAN CARLOS / RÍO SAN JUAN  |
  •  |
  •  |

Con la llegada el pasado lunes del nuevo personal nombrado, el esfuerzo por abrir las puertas del Registro Público de la Propiedad Inmueble y Mercantil de San Carlos, Río San Juan, fue infructuoso por la custodia policial, pero la registradora Arlina Paola Gill Campos anunció la apertura para hoy miércoles.

Durante los 14 días de cierre del local por supuestos actos de corrupción, la comisión especial que encontró una serie de anomalías al tratar de implementar el plan de modernización del Registro, acompañados del Procurador Departamental y del Ministerio Público, intentaron inútilmente también de penetrar en la búsqueda de más evidencias sobre el concurso de delitos que le atañen al exregistrador Manuel Reyes y su equipo de trabajo. Reyes recibió la carta de cancelación de su contrato y las amanuenses el despido aplicándoles el artículo 48 del Código Laboral.

Se espera que hoy, funcionarios de la dirección central de Registro permitan la apertura de la delegación de Río San Juan y que se haga el inventario, a través del cual se podrían encontrar más evidencias para aportar al proceso que instruye la Dirección Económica de la Policía, pues ha trascendido que además de haber recuperado expedientes en las viviendas de las trabajadoras, hay muchos que tienen que ver con las escriturales registrales de propiedades, desparecidos.        

Personal nombrado
Además de la Registradora Gill Campos, recibirá como Registradora auxiliar Mayra del Socorro Duarte Gadea, con 24 años de experiencia en el área, e integran el equipo Wilfredo Marín Pérez, Karla Estefanía Robleto Fernández, María Mercedes Ortiz Sevilla y Martha Aracelly Ruiz Jaime. La única persona que será empleada de la localidad es la conserje.

Pese a la acogida que los riosanjuaneños han dado al nuevo personal, resienten que todo el equipo nombrado provenga de Juigalpa y señalan que cuentan con profesionales capaces y honestos para desempeñar los cargos.

Sugieren a los magistrados de la Corte Suprema de Justicia remontar sus investigaciones desde la actuación del exregistrador Jorge Sarria, quien “flagrantemente hizo cualquier barbaridad en el Registro”.

Necesitan empleo
El ingeniero Gilberto de Jesús Lacayo Robles dijo que “era hora que pararan lo que era un malestar generalizado, pues es un escándalo que no solo perjudicó al Estado, sino a los usuarios”, pero consideró “ilógico que todo el personal venga de Juigalpa, esta bien la cabeza si era necesario, porque lo que ocurrió es porque lo permitió el registrador, son las personas de fuera de Río San Juan que han venido a hacer malos manejos y esperamos que los magistrados reflexionen alrededor de la necesidad de empleo que también tenemos los riosanjuaneños”, apuntó.