•  |
  •  |

Fortalecer valores  y acompañarlo  por programas efectivos  es la lógica que  sentencia  Daniel Ortega, presidente de Nicaragua, para tratar de resolver  los problemas derivados del crimen organizado no solamente en Mesoamérica  sino en todo el  mundo, según su intervención en la Conferencia Internacional  de apoyo a la estrategia de seguridad, que se realiza en Guatemala.
 
Posteriormente Ortega afirmó que “la región centroamericana es el punto más débil y aquí está en juego la seguridad de Europa y de Estados Unidos en lo referente a esa materia”.
 
Ortega también sostuvo que el problema de la corrupción permea todas las administraciones del mundo y que la lucha se debe librar en todo el hemisferio .
 
Invitó  a los integrantes y participantes de la Conferencia a reflexionar sobre los grandes dilemas que conlleva la lucha contra el crimen organizado, pero también sobre los problemas estructurales de la región.

Insistió  en que uno de los grandes pilares  para tratar de resolver   este  problema es la cooperación y  definió y describió el apoyo que realiza la Unión Europea a la región centroamericana y particularmente a Nicaragua.
 
De la misma manera, relató  que los Estados Unidos  dedican una parte importante de sus fondos para combatir el flagelo, citando las cifras aportadas por la Secretaria de Estado, Hillary  Clinton en referencia a este hecho, y los instó a seguir combatiendo la corrupción.
 
En la Conferencia participan los jefes de Estado de la región centroamericana, de México y de Colombia, así como la Secretaria de Estado de los Estados Unidos de América y Karel de Gucht,  Comisario de Comercio Exterior de la Unión Europea y por la OEA (Organización de Estados Americanos) José Miguel Insulza, y los representantes del BID y del Banco Mundial y las agencias de la Organización de Naciones Unidas. (ONU)
 
En la  misma, el SICA (Sistema de Integración Centroamericana) ha presentado  la Estrategia de Seguridad y los 22 perfiles de proyectos, cuyo monto asciende a 6 mil millones de dólares y se fundamenta en cuatro ejes: 1) Combate al Delito; 2) Prevención de la Violencia; 3) Rehabilitación, Reinserción y Seguridad Penitenciaria; y 4) Fortalecimiento institucional.
 
En la intervención del Secretario General de la OEA,  Insulza puso al servicio de Centroamérica todos los instrumentos de la OEA como forma efectiva para reforzar el apoyo a la Estrategia de Seguridad. Manifestó su preocupación por la débil institucionalidad en lo relativo a la justicia y en el tema penitenciario, por lo que sugirió un intercambio de experiencias.