•  |
  •  |

Los obispos de la Arquidiócesis de Managua, monseñor Leopoldo Brenes y monseñor Silvio Báez, llamaron a la juventud nicaragüense a votar el próximo 6 de noviembre por la libertad, la justicia, la legalidad y la verdad, a favor del desarrollo y la paz del país y pensando en los más pobres de nuestro pueblo.

Dicho llamado forma parte del mensaje que los obispos de la Arquidiócesis de Managua leyeron a jóvenes católicos que se reunieron para celebrar la XX Vigilia de Pentecostés Juvenil, el pasado sábado en Masaya.

En el apartado “Fe y Democracia”, los obispos señalan que “hoy más que nunca Nicaragua necesita que ustedes, la juventud creyente, viva con clara conciencia la dimensión política de la fe (…) hay que aprender a participar activamente en la vida pública del país, iluminados por la fe, en modo pacífico y respetuoso, cualificado y honesto, con responsabilidad y sentido de servicio a la sociedad”.

“Amen la democracia salvándola”
“Fieles a la Doctrina Social de la Iglesia, deseamos exhortarles a amar la democracia, salvándola –como nos recuerda continuamente el Papa Benedicto XVI– del riesgo del relativismo ético, que induce a considerar inexistente un criterio objetivo y universal para establecer el fundamento y la correcta jerarquía de valores, y practicando las virtudes del diálogo, la tolerancia, el respeto y la paz”, dice el mensaje de los jerarcas.  

Los prelados hicieron ver a los jóvenes que “el mismo Juan Pablo II enseñó también que: “la Iglesia aprecia el sistema de la democracia, en la medida en que asegura la participación de los ciudadanos en las opciones políticas y garantiza a los gobernados la posibilidad de elegir y controlar a sus propios gobernantes, o bien la de sustituirlos oportunamente de manera pacífica”.

El discernimiento

Según estos obispos, los jóvenes “poseen la sabiduría que brota del Evangelio que les permite discernir entre la luz y las tinieblas y conocer cuáles son los valores humanos que dignifican a las personas y cuál es el camino ancho y engañoso que lleva a la perdición”.

Además, los exhortan a “conocer y amar la historia, a insertarse en la realidad, a no ser indiferentes ante los grandes problemas sociales y políticos que vive actualmente Nicaragua”.

Y, entre otras cosas, consideran que “vivimos en una sociedad que carece de valores fundamentales para convivir en modo humano y justo, que sufre de amnesia histórica y se estructura a distintos niveles en modo egoísta e indiferente”.