•  |
  •  |

El canciller Samuel Santos no quiso decir ayer cuándo invitará formalmente a las delegaciones de observadores electorales.

Santos se disculpó argumentando que la actividad solo era para condecorar al embajador de Noruega, Tom Tyrihjell y por tanto no daría información, aunque un día antes había recibido a la delegación del Centro Carter a quienes les dijo que serían bienvenidos al país, pero que debían esperar el reglamento para observadores que el Consejo Supremo Electoral dará a conocer el 16 de agosto próximo.

“Este es un acto de reconocimiento al embajador Tyrihjell… No hablo. Vayan y lean con tranquilidad el calendario electoral… Allí está”, dijo, y luego se fue.

Ninguna autoridad gubernamental ni del Consejo Supremo Electoral, CSE, ha informado sobre los observadores electorales que han sido invitados a vigilar los comicios de noviembre próximo.

Solo a la UE han invitado, según Goldstein
Solo el jefe de la delegación de la Comisión Europea (CE) para Centroamérica y Panamá, Mendel Goldstein, ha asegurado que la Unión Europea fue invitada como observadora.

Según Goldstein, la Unión Europea enviará una misión y solo están a la espera de que el Poder Electoral reglamente la observación, lo cual está previsto para el 16 de agosto próximo.

La observación electoral ha sido una demanda constante de los partidos políticos opositores y de la sociedad civil organizada. El presidente de facto del CSE, Roberto Rivas, recientemente amenazó a los observadores que opinen sobre el proceso electoral, quienes, según dijo, podrían ser expulsados del país.

“Nicaragua no puede seguir manteniendo esos niveles de intervención… Tenemos que aprender a confiar en nuestro propio sistema electoral”, sostuvo Rivas, al referirse al tema de la observación electoral.