•  |
  •  |

La onda tropical cuatro impidió ayer que los simpatizantes del Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, caminaran hacia Masaya para conmemorar el 32 aniversario del Repliegue Táctico.

A las tres de la tarde los medios de comunicación oficialistas informaron, que debido a la lluvia, en vez de la caminata, se realizaría una caravana vehicular. El gobernante Frente Sandinista puso buses a disposición de sus simpatizantes para el traslado hacia la Ciudad de Las Flores.

Algunos trabajadores del área de la salud informaron que las autoridades de estas instituciones acudieron a la actividad partidaria a cambio de 75 córdobas de viático.

En un discurso de nueve minutos, casi al rozar las cinco de la tarde, el presidente Daniel Ortega rindió homenaje a tres de los combatientes muertos que lideraron el repliegue original de 1979: Carlos Núñez, William Ramírez y Walter Ferreti.

Olvidó mencionar a otros combatientes destacados muertos y vivos, entre ellos Joaquín Cuadra, Raúl Venerio, Oswaldo Lacayo, Mónica Baltodano, Ramón Cabrales, Marcos Somarriba y Rolando Orozco, quienes lideraron las tres columnas guerrilleras que guiaron a miles de pobladores durante la caminata original.

El mandatario recordó que el próximo 27 de junio se cumplirán 25 años del triunfo de Nicaragua contra Estados Unidos en la Corte Internacional de Justicia de La Haya, en una demanda  por la intervención militar de ese país en la década de los 80.

La sentencia de la CIJ condenó a Estados Unidos como país agresor y ordenó calcular el dañó a resarcir y pagar una indemnización sin establecer una cifra determinada; en su momento, el gobierno de Nicaragua cuantificó los daños en 17 mil millones de dólares, pero Estados Unidos desconoció la competencia del Máximo Tribunal.

Pese a que ayer la lluvia los detuvo, el 27 de junio de 1979 a las seis de la tarde, miles de personas se replegaron hacia Masaya con el sonido de las balas.

La guerrilla pretendía llegar a Masaya en 12 horas, llevándose las columnas regulares, las milicias, parte de la población y los heridos. Entre los objetivos estaba no dejar ningún armamento a la Guardia Nacional.

Los militantes sandinistas de esta vez solo caminaron por los barrios de Managua y tomaron los vehículos en la carretera a Masaya. Marcharon celebrando la candidatura de Daniel Ortega, algunos tomando licor, y también gritaron vivas a Rosario Murillo.