•  |
  •  |

Pese a estar consciente de que el presidente Daniel Ortega viola la institucionalidad del país, al competir como candidato a la Presidencia violando el artículo 147 de la Constitución, el dirigente de Partido Resistencia Nicaragüense, PRN Julio César Blandón, “Kalimán” reafirmó su apoyo a Alianza Nicaragua Triunfa  2011, por considerar que una victoria del partido de gobierno significaría “un triunfo” o una “derrota”, para los desmovilizados de la Resistencia.

Según Blandón, desde el acuerdo firmado en septiembre de 2006 con el presidente Ortega  –en ese tiempo candidato a la Presidencia- se “desempolvaron” los acuerdos que los desmovilizados habían acordado con la entonces mandataria Violeta Barrios de Chamorro, y desde entonces se ha avanzado en proyectos sociales como salud y viviendas.

“Kalimán” también hizo referencia al número de pensiones a desmovilizados, que ha aumentado a 7,685, a través de las gestiones de la Comisión de Paz y Reconciliación que preside el cardenal Miguel Obando y Bravo, así como al incremento de pensiones vitalicias que según este rondaban  los 900 córdobas, y que hoy, por medio de nuevas negociaciones con el actual gobierno andan por los 1,600 córdobas como mínimo.

“No se pudo”
El candidato que las bases del PRN, según Kalimán, proponía para acompañar como fórmula del presidente Ortega para las elecciones de noviembre próximo era su persona; sin embargo,  manifestó que “no se pudo” negociar con su aliado este puesto, y que de igual forma respaldará al general en retiro Omar Halleslevens porque una derrota o un triunfo del FSLN afectaría o beneficiaría al PRN
Hace 21 años, un 27 de junio de 1990 la Resistencia Nicaragüense depuso sus armas para restablecer la paz en Nicaragua y negociar con el gobierno de la recién electa presidenta Violeta Barrios de Chamorro, un acuerdo que beneficiaría a los combatientes que luchaban por restablecer la democracia en el país.

Este día fue conmemorado con una misa que celebró monseñor Eddy Montenegro en la capilla de la Universidad Católica, en presencia de familiares de los caídos en la lucha armada. Monseñor Montenegro resaltó como un hecho “bueno” recordar a todos los que murieron por restablecer la paz en el país.