•  |
  •  |

Como “maliciosos”, “tendenciosos” y con la “pésima costumbre de actuar por la espalda”, catalogó Azalia Avilés, expresidenta del Partido Conservador, PC, a quienes tratan de relacionar una donación de 50 mil dólares a ese partido, con las denuncias de “crímenes financieros”, en contra de Alejandro Solórzano, diputado ante el Parlamento Centroamericano, Parlacén.

El presidente del PC, Alejandro Bolaños Davis envió documentación a la Superintendencia de Bancos y Otras Instituciones Financieras, SIBOIF, por “una inusual transacción”, que se refería a una transferencia de unos 50,000 dólares del Belice Bank, realizada el 3 marzo de 2009. El dinero salió siete días después a través de un cheque a nombre de Avilés y con la firma de Solórzano.

Avilés detalló que los fondos los gestionó con una organización internacional, como parte de sus obligaciones en su calidad de presidenta del PC en ese entonces.

“Estos fondos fueron donados por una fundación internacional de conservadores. Gestioné los fondos para fortalecer el partido  y para eso se usaron. Se abrieron casas (del partido), se usaron en programas de radio y todo está respaldado con sus debidas facturas”, aclaró.

Dijo sentirse extrañada al ver que utilizaban esta donación como “una nube”, tratando de vincularlo con Solórzano. “Su firma (la de Solórzano) seguía siendo libradora y jamás se cambió y por eso firmaba los cheques, pero no tiene que ver con campañas políticas ni nada. Yo retiré el dinero con autorización”, expresó Avilés.

Indicó que si el dinero entró un día en un cheque y salió siete días después, fue porque cambiaron los dólares. “Yo lo retiré con la señora (Magda) Briones, pero ahora están de maliciosos y tendenciosos y tratando de vincularlo con Solórzano”, sostuvo.

Según Avilés, esa donación se usó en un período de 16 o 17 meses. “En los años que tengo de estar en el partido hemos usado fondos transparentemente, entregando cuentas claras a la gente, que por eso está dispuesta a apoyarnos”, agregó.

Lamentable
Avilés recordó que los directivos del partido actuaron de manera fraudulenta, engañosa, y además se aprovecharon de la confianza al sacar candidatos (a diputados) y ponerse ellos. “Trabajamos en restablecer la confianza de nuestro partido, pero la gente está clara quienes actuaron mal, y ahora siguen queriendo dañar mi reputación. Yo estaba fuera del país y ellos actuaron por la espalda, esa es una pésima costumbre”, catalogó.

“Es lamentable (la vinculación que hacen) y por eso Nicaragua está como está; porque nos estamos dando duro entre nosotros mismos. Ojala que estas personas reflexionen que nos estamos dañando y estamos dañando a la democracia”, afirmó Avilés.

La expresidenta del PC, aseguró que “el que nada debe, nada teme”, por eso invitó a las autoridades una aclaración sobre el uso de estos fondos a que le consulten.