•  |
  •  |

El reloj de pulsera con el afiche de los Cachorros Cubs (Los Cachorros de Chicago), marca la cuenta regresiva para el fin de la misión diplomática de Robert Callahan en Nicaragua, y su carrera como miembro del Cuerpo Diplomático de Estados Unidos.

El 19 de julio se le vence el periodo como representante de Washington en Managua. y pasa a retiro en su carrera diplomática, por lo cual desde ya no solo se despide de contactos y amistades (ojala sean amistades, dice él) que deja en sus tres años de estadía en Nicaragua, sino que ya contempla el nuevo giro en su retorno a la vida civil en Estados Unidos, donde espera regresar para impartir clases en universidades públicas y seguir jugando al béisbol, deporte que le apasiona tanto, que incluso recurre a él para romper el hielo antes de la entrevista.

Su visión sobre diversos temas es invariable: “Sin observación electoral no hay un proceso transparente y legítimo, sin instituciones fuertes no hay democracia fuerte, y aunque el futuro de los nicaragüenses depende de los nicaragüenses, el Gobierno de los Estados Unidos está  dispuesto a colaborar con el fortalecimiento de la democracia y el desarrollo del país”.

Pero ¿qué cosas ocurrieron en estos tres años de misión y qué país vio y se lleva Callahan de regreso a Estados Unidos? Aquí habla de sus frustraciones, de su encuentro con la naturaleza, de su reacción fuera de lugar ante los periodistas oficialistas y de su pesar por el fin del Lago de Managua.
 
--¿Usted observa mejoría o desmejoría en la institucionalidad del país?
En cuanto al CSE, después de las elecciones municipales de 2008 perdió la confianza de muchos nicaragüenses, muchas encuestas indican que la Policía Nacional y el Ejército son populares, pero las mismas encuestas dicen que pocos nicaragüenses tienen fe y confianza en el CSE y en la Corte Suprema.

Obviamente es importante la opinión de la comunidad internacional para Nicaragua y Estados Unidos, pero la cosa más importante es la declaración del pueblo mismo, y el pueblo aquí claramente ha dicho que tiene confianza en esas dos instituciones importantes (PN y EN), y hay cuatro poderes del Estado, estos dos CSE y CSJ, más la Asamblea Nacional, que reciben notas muy bajas del pueblo nicaragüense”.

--¿Hablamos de instituciones claves para la democracia o de gobiernos?
Es muy importante que los miembros de estas instituciones y el gobierno mismo hagan algo para mejorar la imagen, eso también pasa en los Estados Unidos, el Congreso, el Senado, son instituciones menos populares, pero cuando hay líderes buenos allá, ellos responden y hacen leyes y suben, pero depende de la actuación de los miembros actuales de estas instituciones.

La institucionalidad es fundamental, un país tiene que depender de un líder político, de la actitud política de un líder, de la competencia de él, de la integridad de él, pero cuando haya instituciones fuertes esa es la garantía más segura de una democracia fuerte, porque en los Estados Unidos hemos sobrevivido a muchos presidentes malísimos, ¿Por qué? Porque tenemos estas instituciones”.

--¿Estas instituciones, a su criterio, han hecho el trabajo adecuado en materia de transparencia y denuncia de actos de corrupción?
Claramente es una preocupación del pueblo nicaragüense, de los inversionistas aquí y de la comunidad internacional la cuestión de la corrupción; hay corrupción en todas partes, no cabe duda, hasta en Dinamarca, donde menos, pero hay, pero la única manera de contrarrestar la corrupción es través de la transparencia y de la fortaleza de las instituciones del gobierno que van a perseguir las acusaciones de presunta corrupción, y tenemos aquí casos muy buenos de los dos periódicos que publican artículos muy bien fundados, con documentos y todo, de supuestos casos de corrupción y el gobierno no responde.

Por ejemplo, el caso del Watergate en Estados Unidos, no era un caso de corrupción financiera, sino de corrupción política, pero el gobierno y las instituciones respondieron a las denuncias de los periódicos y hasta el propio presidente Nixon tuvo que aceptar una investigación de parte de su propio gobierno, porque la institución tiene esta responsabilidad…

--¿Usted considera que realmente Nicaragua es el país más seguro de Centroamérica en materia de seguridad ciudadana?

Al menos en comparación a los otros países del norte de Centroamérica, sí.  Gracias a Dios no está cerca al nivel de violencia en El Salvador, Honduras y Guatemala; no conozco el nivel de criminalidad en Costa Rica, pero más o menos lo imagino, pero nicaragua tiene una ventaja para atraer inversiones, porque muchos de los países grandes no quieren invertir en países con problemas muy serios con la criminalidad y la inseguridad, entonces, que yo sepa, el país es muy seguro en Centroamérica.

--En materia ambiental ¿A su criterio el país cuida sus recursos y el medio ambiente?
Cuida hasta cierto punto. En primer lugar es un país bellísimo, en segundo lugar, ustedes no tienen problemas de contaminación de los países grandes, apenas seis millones de habitantes, tienen muchísimos recursos naturales bellísimos, lagos, montañas, selvas, es un tesoro realmente del medio ambiente, hay gente muy dedicada a ello, y nosotros hemos trabajado con muchos de ellos, que quieren mejorar la protección y preservación del medio ambiente, ustedes tienen estos bosques protegidos.

Yo tuve la oportunidad de viajar hasta Río San Juan y hasta junglas hay allá, son preciosas; sin embargo, hay problemas de contaminación, sobre todo en las lagunas del Pacífico, en Managua y otras ciudades, no hay mucha industria pesada, la contaminación no es muy seria, pero una cosa que me extraña es el hábito de muchos nicaragüenses de botar basura en la calle, sobre todo las bolsas plásticas.

La educación es fundamental y el mundo es más pequeño en el sentido económico y depende de gente educada y más preparada para un mundo nuevo donde la educación es la única manera para salir adelante.

Entiendo que tuvo la oportunidad de recorrer todo el país y conocer los principales lugares turísticos. ¿Qué lugar le gustó  más y regresaría ahí como turista o lo recomendaría a sus amigos?
Es realmente difícil contestar, porque  como le acabo de decir, el país es bellísimo, pero obviamente la Isla de Ometepe y las isletas del Gran Lago, las montañas en el Norte, la Costa Atlántica, cada sitio tiene sus distracciones, sus partes muy bellas; entonces es difícil decidir porque es un país realmente bello que tiene todo, colinas, junglas, lagos, volcanes, playas, es casi imposible de decir, no es como Iowa, que es un Estado muy próspero, pero feo.

--Y hubo partes del país que no le hayan gustado?
Es difícil, cada lugar del país tiene su atractivo, pero es una tragedia realmente (ver) el Lago de Managua y limpiarle es una tarea bastante más difícil que no tirar basura…

¿El momento de mayor satisfacción que usted vivió en sus casi tres años de misión en Nicaragua?
Eso va ocurrir el lunes cuando ganemos el campeonato de béisbol (de la liga informal del Cuerpo Diplomático, empresarios, amigos de Estados Unidos, extranjeros en Nicaragua y otros allegados) (ríe). Es difícil de nuevo responder eso, es que he vivido muchos momentos agradables aquí, y no puedo identificar un momento distinto de otros que me haya dado satisfacción porque han sido varios, pero una experiencia linda fue el encuentro con la naturaleza, un momento muy fascinante fue mi viaje a Río San Juan, salimos de San Jorge (puerto), cruzamos el archipiélago de Solentiname, fuimos al Río a través de San Carlos, bajamos en El Castillo, dormimos en Bartolo, en cabinas rústicas muy lindas, comimos camarones del río, muy bien preparados.

Al día siguiente llegamos a San Juan de Nicaragua, visitamos Grey Town, tuvimos la oportunidad de ver la jungla en el lado nicaragüense y en el lado costarricense es pura finca, ranchos, carreteras, y me imagino que hace 50 o 100 años los dos lados eran iguales.  

--¿Y hubo además algún momento que le haya causado frustración en su estadía a Nicaragua?
Claro, los hubo, bastante, más que todo fue con nuestras relaciones con el gobierno que andan en una forma adecuada, pero había momentos difíciles cuando el gobierno decidió no responder, y cuando yo tuve que involucrarme en cosas que son normales entre dos gobiernos, como la excepción de impuestos y la compra de combustibles, y tuve que ir donde varios ministros para arreglar eso y esas son cosas normales en que un funcionario de la embajada tiene la autoridad para hacerlo, y durante la visita del Iwo Jima, el año pasado en Bluefields no fue hasta el último día que recibimos permiso para la visita de un barco que iba venir aquí a tratar a miles y miles de nicaragüenses y dar atención medica. Entonces estas cosas sí eran muy frustrantes e innecesarias, en mi opinión.

¿Y no fue frustrante el encuentro con los medios oficialistas, las protestas frente a la embajada, las críticas en los discursos oficiales?
Frustrante no… con los medios oficialistas, bueno, desgraciadamente yo reaccioné de manera bastante visceral, emocional, no lamento lo que dije, pero lamento la forma en que lo dije, porque para mí ellos no son periodistas, son empleados del gobierno y está bien, un gobierno tiene empleados y todo gobierno trata de mejorar su imagen, pero no son periodistas. Algunos gobiernos tienen ministerios de propaganda, y eso es lo que ellos están haciendo, y francamente en ese caso y en otros casos, ellos no llegaron para informarse e informar a los televidentes, ellos llegaron para provocarme y desgraciadamente tuvieron una vez éxito en eso…

¿Cuál es el futuro de las relaciones de Nicaragua con Estados Unidos con la coyuntura actual de la administración Obama, si llegan a nombrar al embajador Farrar, en torno al cese de la cuenta Reto del Milenio, hay posibilidad de continuar con el actual gobierno?
Como un diplomático profesional de carrera, Johnatan Farrar va a tratar de ejecutar las políticas de nuestro gobierno, pero las políticas de mi gobierno dependen de muchos factores, uno de esos factores es la actitud del Congreso, del Senado, y me parece que por lo menos en el Senado, con los senadores de las convenciones cubanas y especialmente en la Cámara de Representantes, ellos van a tener un interés muy fuerte con Nicaragua, por eso, entre muchas razones, es importante que haya aquí un proceso electoral transparente, justo, limpio y ordenado. Honestamente yo no puedo hacer más hincapié que eso que estoy haciendo ahorita, si hay dudas sobre el proceso electoral en este país podría tener consecuencias muy dramáticas con el Ministerio de Relaciones, y no solamente por la actitud del Departamento de Estado o con la Casa Blanca; hay los otros factores, también algunos de los periódicos más influyentes de Estados Unidos han publicado hasta editoriales cuestionando algunas de las políticas de este gobierno y las retóricas del presidente Ortega, y eso puede complicar las relaciones; entonces Farrar va hacer el trabajo del Gobierno de Estados Unidos, si la política cambia, por razones muy conocidas, él va a implementar las nuevas políticas.