•   Managua  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) celebrará el 32 aniversario de la caída de la dictadura de los Somoza, el próximo 19 de julio, con una "gran misa revolucionaria", informó hoy una fuente oficial.

La primera dama y coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía del Gobierno sandinista, Rosario Murillo, indicó que en esa actividad, que encabezará el presidente del país, Daniel Ortega, se llenarán del "dios de los pobres".

"Ese acto del 19 de julio de todos los años es como una gran misa. Dios me perdone si a alguien ofendo, pero eso es. Nosotros vamos a una misa revolucionaria, vamos a cantar, a llenarnos del dios de los pobres, de amor al prójimo", señaló.

Murillo, que ejerce el 50 por ciento del poder en Nicaragua delegado por Ortega, pidió a los sandinistas "conectarse" con las "realidades espirituales" del cristianismo. Las declaraciones de la primera dama fueron publicadas hoy por el portal gubernamental "El 19".

El Gobierno de Ortega ha convocado a sus seguidores a celebrar un acto de masas el próximo martes, a la 15.00 hora local (21.00 GMT), en la Plaza de la Fe, Juan Pablo II.

Los sandinistas también celebrarán en esa fecha el 50 aniversario de su fundación.

En el marco de esas celebraciones, los sandinistas han convocado a un festival de música latinoamericana y a un encuentro de movimientos sociales de los países que integran la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA) y otros países de la región.

El 19 de julio es un día de asueto y fiesta nacional en Nicaragua decretado en 1980 durante el primer Gobierno sandinista para recordar el derrocamiento con la fuerza de las armas de la dinastía de los Somoza (1937-1979).

Asimismo, Murillo calificó como "rituales" los actos en que celebran las batallas ganadas por los guerrilleros sandinistas contra la extinta Guardia Nacional de Somoza, a fines de los años 70 del siglo pasado.

"Las caminatas que hacen en cada departamento (provincia) conmemorando sus propias fechas revolucionarias, esos son rituales. Y la gente recorre esas procesiones, cumple con esos rituales, porque necesita tomar contacto con su fe, sus creencias, sus valores", añadió.