•  |
  •  |

El proceso electoral 2011 “se muestra difícil para el ejercicio de un periodismo independiente, balanceado y crítico”, y “no se descartan ciertas tensiones entre los periodistas y medios de comunicación con el Ejército de Nicaragua y la Policía Nacional”, son dos de las principales conclusiones a las que llegó el Centro de Investigación para la Comunicación, Cinco, en su Primer Informe “Medios, Periodismo y Elecciones en Nicaragua”, que abarca un análisis de la contienda eleccionaria de enero a junio del presente año y que fue trabajado por periodistas y comunicólogos como Guillermo Rotchshuh y Alfonso Malespín.

Según el documento, presentado ayer, en este año electoral también “está por verse hasta dónde el Consejo Supremo Electoral, CSE, cumplirá su promesa de puertas abiertas y si las fuerzas de choque del gobierno permitirán una cobertura sin riesgo de agresión, atendiendo el discurso gubernamental de paz y no agresión”.

“Periodistas y medios deberían prepararse para tal eventualidad con la intención de disminuir riesgos”, recomienda el equipo del Observatorio de Medios de Cinco que elaboró el análisis.


Más allá del discurso
Otra de las sugerencias que hacen a los medios y periodistas es “dominar el marco jurídico del proceso electoral elaborar su calendario, y diseñar una agenda que incluya tantas voces y temas como les sea posible. El proceso electoral es mucho más que el discurso y las promesas de los candidatos y funcionarios”, se lee en el informe.

Romper con agenda
En el documento, el equipo del Observatorio de Medios de Cinco insta a los medios de comunicación a “romper con la práctica agendista, en la que los políticos imponen, casi unilateralmente, su agenda a medios y periodistas”.

Además, el informe hace alusión a las reiteradas declaraciones del fiscal Específico Electoral, Armando Juárez, en el sentido de que no investigará ningún caso de violación a la Ley Electoral que publiquen los medios de comunicación, a menos que los representantes legales de los partidos políticos participantes en la contienda hagan la respectiva denuncia.

“La falta de diligencia de este funcionario no debería desanimar a medios y periodistas para continuar fiscalizando cada una de las etapas del proceso electoral”, agrega el documento en una de sus conclusiones.

Y más bien, invita a los medios de comunicación “a apropiarse del calendario electoral, examinar detrás del escenario electoral, escudriñar las promesas de los candidatos, identificar las cualidades de quienes desean ser elegidos diputados, y mostrar las capacidades y cualidades humanas de los candidatos a Presidente”.


“Empobrecimiento del debate”
Por otra parte, en el análisis, el equipo de Cinco considera que “la acumulación de medios de comunicación por parte del entorno del presidente Daniel Ortega, como ha ocurrido en otras latitudes, podría incidir en el empobrecimiento del debate político y ser sustituido por el monólogo que actualmente se observa en los medios oficiales”.

“Ante tal eventualidad, medios y periodistas deberían desarrollar una agenda que incluya a tantos actores del proceso como sea posible”, reitera el equipo investigador en su informe.