•  |
  •  |


Alrededor de diez minutos duró el conato de democracia directa en el seno del Congreso Sandinista en la Loma de Tiscapa, a la sombra de la efigie de Sandino. Cuando afloraron las contradicciones en León y con los aliados de la Resistencia, el comandante Tomás Borge mandó a callar y cerró los conflictos: “¡Éstas son las decisiones tomadas y hay que respetarlas!”, afirmó. A partir de allí, todo fue paz, amor y hermandad.

La ratificación de los más de 300 candidatos a alcaldes y vicealcaldes sandinistas se dio a mano alzada. Tomás Borge contó los votos a vuelo de pájaro: ¡Por unanimidad!, dijo. Pero cuando preguntó quién votaba en contra, aparecieron tres tímidos votos. Entonces expresó: “¡Quedan ratificados por abrumadora mayoría!”

Reclamos ardientes

Sin embargo, Lumberto Cambpell, encargado de los comicios internos, reconoció que en Nindirí y Potosí los pleitos fueron ardientes. Elia María Galeano, aliada del FSLN, también reclamó otras tres alcaldías pautadas para sus filas, y en un enérgico reclamo exigió el cumplimiento de lo acordado, “porque lo hablado es lo entendido”.

María Magdalena Olmus, combatiente histórica de León, también reclamó por el cercenamiento de sus derechos políticos y por el estilo autócrata de Carlos Fonseca Terán, jefe sandinista en León, quien le dijo que fuera a quejarse donde quisiera, y por tal razón expresó condolida: “Aquí estoy demandando que se me restituyan mis derechos”.

Paridad de género
En Managua, las luchas fueron acalladas de forma anticipada cuando Evert Cárcamo declinó su candidatura para dar paso al nombramiento del tricampeón mundial Alexis Argüello y la periodista Daisy Torres, como la fórmula en la capital.

En Estelí, la fórmula es encabezada por Francisco Valenzuela; en León por Simeón Manuel Calderón; en Chinandega por Oscar Munguía; en Matagalpa por el diputado Sadrash Zeledón, y en Jinotega por el ex legislador Leónidas Centeno. En Bluefields, la fórmula es encabezada por el notable periodista y profesor Arturo Valdez.

En las fórmulas de alcalde y vicealcalde se impuso una correlación del 50 por ciento para los varones y 50 por ciento para las mujeres, al igual que entre los concejales, para un total de 859 mujeres candidatas frente 151 que participaron en 2004.

En el FSLN no hay feos
Todos los candidatos suscribieron el compromiso de renunciar a los aumentos salariales y de someterse a los Consejos del Poder Ciudadano, CPC.

El comandante Borge destacó que entre los candidatos no había “ni millonarios ni enemigos del pueblo, ni partidarios de la guerra ni enemigos de Daniel, ni de los pueblos de América Latina ni nadie que fuese novia o novio de los yanquis”; y sobre todo, no había nadie de derecha, porque ‘¡sólo los feos son de derecha!’”