•  |
  •  |

Para que nadie piense que está huyendo del país por no querer afrontar asuntos legales, la expresidenta del Partido Conservador, PC, Azalia Avilés, le notificó al Fiscal Electoral Armando Juárez, que saldrá de Nicaragua por un asunto familiar.

Avilés decidió tomar esta precaución para evitar malos entendidos relacionados con el tema de la transferencia bancaria de 50 mil dólares que se hizo en el año 2009, a través de un cheque firmado por el diputado ante el Parlamento Centroamericano, Parlacén, Alejandro Solórzano Morales, mientras este fungía como Secretario de Asuntos Electorales del PC, y que ahora está siendo procesado por crímenes financieros en Estados Unidos.

A la orden para cualquier investigación
Ante este tema que fue expuesto recientemente por el actual presidente del PC y diputado ante la Asamblea Nacional, Alejandro Bolaños Davis, el 14 de julio pasado Avilés decidió entregar a la Fiscalía una carta donde se puso a la orden para cualquier aclaración o pregunta que tuvieran. Sin embargo, ayer el fiscal Juárez le manifestó a Avilés que no había ningún proceso legal en su contra.

En particular a Avilés le parece “insólito” que Bolaños trate de vincular estos dos temas, porque considera que hay una clara “mala intención” de él. Aun así, Avilés no teme que la puedan relacionar en el caso que se está llevando a cabo en Estados Unidos contra Solórzano, porque es un acontecimiento que pasó hace mucho tiempo.

Sin embargo, el fiscal Juárez le dijo que lo que tienen que investigar en Nicaragua es que si se ha violado la Ley Electoral.