•  |
  •  |

Durante su primera intervención en la trigésimo séptima reunión ordinaria del Sistema de Integración Centroamericana, SICA, el presidente Ortega planteó la manera en que Nicaragua lucha contra el narcotráfico, y pidió un trabajo conjunto de las instituciones regionales que trabajan en este tema, informó a través de El 19 Digital.

En otros temas, según la AFP, el mandatario insistió en acusar a la OTAN de practicar un genocidio en Libia y reclamó que cesen los bombardeos.
“Cesen de bombardear a Libia y promuevan la paz en vez de practicar un genocidio”, insistió Ortega, un firme y antiguo aliado del líder libio Muamar Gadafi.

El principal objetivo del encuentro entre los mandatarios centroamericanos fue conocer el avance de los acuerdos de la reunión del pasado 22 de junio, fecha en que se realizó en Guatemala la Primera Conferencia Internacional de Apoyo a la Estrategia de Seguridad Regional y otros temas fundamentales para la región, como el cambio climático.

Avances en Nicaragua
“Nosotros en Nicaragua tenemos una instancia de coordinación donde está el Poder Judicial, la Fiscalía, el Ejército, la Policía y esa instancia la coordina el Presidente y precisamente para coordinar temas de seguridad ciudadana en todos los ámbitos, pasando por el tema del narcotráfico”, señaló el presidente.

Destacó la labor de la Policía y el resto de instituciones que trabajan en la lucha del narcotráfico, en el mar territorial y en las zonas de montaña. Además propuso realizar reuniones con los poderes judiciales y fiscalías de Centroamérica para realizar intercambios centrados en los temas de narcotráfico, crimen organizado y seguridad ciudadana.

Según la información publicada por El 19, medios locales hablaron sobre la implementación de más de 14 proyectos en Centroamérica para hacerle frente al narcotráfico, el crimen organizado y el cambio climático.

Compromisos
Al final del evento, los presidentes centroamericanos se comprometieron a trabajar en forma conjunta para afrontar los problemas derivados del cambio climático y a impulsar nuevas acciones de combate a la criminalidad, luego de culminar una cumbre extraordinaria en San Salvador.

Además, los gobernantes adoptarán posiciones “regionales” en distintos foros, motivados por el principio de “responsabilidad común pero diferenciada”, a efecto de que los países que “más inciden” en el calentamiento global y el cambio climático aporten fondos nuevos para la mitigación de riesgos.

Durante una rueda de prensa conjunta al final de la Cumbre, el presidente salvadoreño Mauricio Funes destacó que acordaron el “fortalecimiento” de la investigación de delitos, sobre todo del lavado de dinero producto de la narcoactividad, la homologación de procesos de “depuración” de los cuerpos de seguridad y la prevención del delito en general.

Además, los gobernantes se comprometieron a impulsar políticas de “integración social”.

SICA con nuevo edificio
A esta trigésimo séptima reunión ordinaria acudieron además de Funes, los presidentes Álvaro Colom, (Guatemala); Porfirio Lobo, (Honduras) y Daniel Ortega, (Nicaragua).

También, acudieron los vicepresidentes de Costa Rica, Alfio Piva; Juan Carlos Varela, (Panamá) y el viceprimer ministro de Belice, Margarito Gaspar Vega. República Dominicana fue representada por su embajador.

Tras concluir la Cumbre de casi cinco horas, se trasladaron a Antiguo Cuscatlán, en la periferia oeste de San Salvador, donde tenían previsto inaugurar el nuevo edificio del SICA, que se construyó con un aporte de 6.9 millones de dólares donados por el gobierno de Taiwan.