•  |
  •  |

Con una placa conmemorativa que reposa bajos sus pies y marcada con la frase que siempre usaba, “No tengáis miedo” fue bendecido un monumento dedicado a Juan Pablo II por el Arzobispo de Managua, Leopoldo Brenes, en el costado norte de la Parroquia Jesús de la Divina Misericordia, ubicada en Villa Fontana.

“No tengáis miedo” fue la primera frase que pronunció al mundo entero desde la Plaza de San Pedro, cuando inauguró su pontificado, el 22 de octubre de 1978. Esas palabras fueron su tonalidad, en todo su trabajo como Vicario de Cristo, hasta su partida en el año 2005.

Construida en 9 meses
“La Iglesia lo reconoció como el santo, en el mismo momento en que su alma se dirigía hacia el regazo del padre”, manifestó monseñor Brenes cuando bendecía el monumento en honor al Papa Juan Pablo II.

La imagen que muestra al Pontífice con las manos semialzadas y con un gesto en su mirada que invita a acercarse, mide 4.8 metros de altura y pesa entre 3 a 5 toneladas y fue elaborada en nueve meses por un artesano de la ciudad de Tipitapa.