•  |
  •  |

La corresponsal de EL NUEVO DIARIO en Jinotega, Silvia González, amenazada en reiteradas ocasiones desde que inició las publicaciones periodísticas sobre “Yajob”, no siente que la Policía local está actuando con efectividad para investigar el caso del hombre que solo identifica como “El Pajarito”, y que recientemente le mandó a decir con su hija que “se calle la boca, porque la vamos a silenciar y le vamos a dar donde más le duela”.

Desde hace tres días González interpuso la denuncia, y considera que es suficiente tiempo para que la Policía hubiese arrestado a dicho personaje, que es de todos conocidos por ser de la “línea dura sandinista”, y que ella misma sabe que vive en barrio “Mauricio Altamirano”, de Jinotega.

González ha hablado con la jefa de la Policía local de Jinotega, Comisionada Magdalena González; con Marcia Méndez, la subdirectora y con la Inspectora Martha Montoya, y todas ellas le han pedido tiempo para investigar e identificar al sujeto, cuando González ya lo tiene identificado.

Estas tres oficiales la mantienen con la promesa de que la van a llamar y que espere…, pero González más bien siente que su casa “se está convirtiendo en una cárcel”, porque tiene miedo de salir y de que su hija salga, sabiendo que ese hombre está libre y sin castigo. También teme contestar el teléfono porque es otro medio de intimidación que usa este sujeto.

Apoyo de la CPDH
Según González, los únicos que la han respaldado son los miembros locales de la Comisión Permanente de Derechos Humanos, CPDH, quienes van a insistir en su caso ante la Policía local.

González asegura que las amenazas comenzaron cuando iniciaron las publicaciones sobre Gabriel Garmendia, “Yahob”, contra y dirigente de un grupo armado, quien recientemente fue asesinado cuando se encontraba clandestino.