•  |
  •  |

Pese a las discrepancias e intercambios de descalificaciones mutuas públicamente, el Frente Sandinista y la jerarquía católica coinciden en un tema sensible como es la no despenalización del aborto, prueba de ello es que la primera dama Rosario Murillo, Coordinadora del Consejo de Comunicación y Ciudadanía, reiteró la posición del Gobierno del Presidente Daniel Ortega “a favor de la vida”.

“Nosotros hemos ratificado en estos días lo que ha sido nuestra propuesta de principios... Nosotros estamos por la vida. Por eso, precisamente, una de nuestras consignas es amor, paz y vida. Nosotros hemos interiorizado de verdad, las enseñanzas de la fe, las enseñanzas del cristianismo”, dijo Murillo a los medios oficiales al concluir una reunión del gabinete de gobierno la tarde del pasado martes, en la Casa de los Pueblos.
Murillo señaló: “Vuelvo a ratificar a las mujeres, a las familias nicaragüenses, a la juventud, que la defensa del amor, la paz y la vida es un compromiso del comandante Daniel. Un compromiso del Frente Sandinista de Liberación Nacional”.

Propone campaña pacífica
Por otra parte, al hablar en su calidad de jefa de campaña del FSLN, Murillo expresó que la campaña electoral estará centrada en esos tres principios por lo que, incluso, descartó -e hizo un llamado a la base del Frente Sandinista,  cualquier tipo de agresión, física o verbal-, contra representantes y simpatizantes de los partidos políticos de oposición participantes en la contienda electoral.

“Estamos proponiéndonos una campaña de unidad, de fraternidad, de comunidad, de solidaridad, de seguridad para todas las familias nicaragüenses. Es una campaña llena de alegría, una campaña de romería, de celebración, de invitación, de reedificación, de convocatoria a todos los y las nicaragüenses, a sumarse a un proyecto que garantiza la vida”, expresó la Primera Dama.

Murillo agregó, “hemos planteado a todo el conglomerado sandinista que trabaja en la organización de la campaña, en todo el país, que de ninguna manera se produzcan, ni siquiera palabras, que vayan a contradecir esta intención del Frente Sandinista, de hacer una campaña amorosa, respetuosa, armoniosa, fraterna, solidaria, que está completamente identificada y basada en los principios del Frente Sandinista de Liberación Nacional”.

Obispos coinciden
Mientras tanto, obispos de diferentes Diócesis coincidieron con la posición de la  Primera Dama, entre ellos el Vicario de la Catedral de Managua, Bismark Conde, quien señaló que en varias ocasiones los nicaragüenses “han marchado a favor de la vida, que es un valor de Dios”.

Por su parte, el obispo de León, monseñor Bosco Vivas, señaló que a la jerarquía eclesial le “agrada” coincidir con el gobierno del presidente Ortega, en alusión a oponerse al aborto.

Durante su visita, la semana pasada, miembros de una delegación del organismo Amnistía Internacional, AI, se pronunciaron a favor de despenalizar el aborto, algo que fue duramente criticado por la Jerarquía católica.

Incluso, el obispo emérito de Granada, Bernardo Hombach, en una entrevista televisiva calificó de “vendidos” a las autoridades de los partidos políticos que se reunieron con la delegación de Amnistía Internacional.

Gobierno interesado en el tema
A criterio de la opositora Dora María Téllez, el partido gobernante pretende “volver a poner el tema sobre la mesa para polarizar a la sociedad, porque ellos creen que poniéndose en esa posición coquetean con una parte del electorado”.

¿Por qué hoy todos callan? Dora María Téllez sostiene que este tema “no está en discusión en la alianza”.

La Alianza Partido Liberal Independiente, PLI, está compuesta, entre otros, por partidos liberales y por el Movimiento Renovador Sandinista, cuyos miembros salieron del FSLN a inicios de los 90.

El MRS, de quien es miembro el candidato a vicepresidente de esta alianza, Edmundo Jarquín, se expresó en 2006 a favor del aborto terapéutico. Pero la fórmula de Jarquín, el candidato presidencial, Fabio Gadea, es ultraconservador, antiaborto y homofóbico.

Gadea en contra
“(Fabio) Gadea está en contra. Yo estoy a favor (del aborto terapéutico). Este no es un tema alrededor del cual construimos la alianza. No tenemos que estar de acuerdo en todo. Nuestros acuerdos como alianza son en torno al restablecimiento de la democracia y a favor de una plataforma social que erradique la pobreza, pero tenemos grandes diferencias en otros temas”, explicó Téllez.

En el Partido Liberal Constitucionalista, PLC, la situación es parecida, pero la mayoría de sus miembros se expresan públicamente en contra de la despenalización del aborto terapéutico, aunque uno de sus diputados José Pallais tiene una posición distinta y hasta una iniciativa en el Parlamento que ha sido bloqueada por el oficialismo.

Los antecedentes
El Código Penal definía el aborto terapéutico como la interrupción asistida del embarazo cuando la madre corría riesgos de salud, o daños psicológicos por haberse embarazado al ser violada, certificados por al menos tres médicos.

Según Amnistía Internacional, el 98% de los países en el mundo permiten esa práctica.

En 2006 la ley fue aprobada por 52 votos a favor y nueve abstenciones, correspondientes a ocho legisladores liberales y uno de Alternativa Cristiana. El resto de los 92 legisladores del Parlamento no estaban presentes.