•  |
  •  |

Mientras representantes de organismos civiles criticaron al candidato presidencial, Enrique Quiñónez Tuckler, por hacer proselitismo político en una actividad religiosa, las autoridades del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, recordaron que son precisamente la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, y el Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, los que no han querido firmar el acuerdo de “no violencia” durante el proceso electoral.

La representante de la Coordinadora Civil, Luisa Molina, condenó el enfrentamiento entre simpatizantes del partido de gobierno y el candidato presidencial de ALN, Enrique Quiñónez, al mismo tiempo que aprovechó para criticar el proselitismo político que hicieran los seguidores de este en las fiestas de Santo Domingo.  

“Condenamos cualquier acto de violencia, venga de donde venga”, señaló Luisa Molina, al tiempo que recordó la agresión  que recibió con tubos y garrotes en 2009 por parte de militantes de la Juventud Sandinista y funcionarios públicos.
“No es correcto que en una procesión, que se supone debe de ser de respeto para las personas creyentes, alguna persona de un partido político se aproveche de esta situación y empiece una trifulca. No es con violencia que vamos a resolver los problemas políticos en Nicaragua”, dijo Molina.

Además, hizo un llamado a la Policía Nacional para que sea imparcial. “Cuando nos golpearon a la Coordinadora Civil, la  Policía se quedó con las manos arriba y nunca actuó; entonces eso preocupa, porque no nos sentimos protegido por la Policía”, finalizó.


Llamado a la paz
En tanto, José Adán Aguerri, Presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep, hizo un llamado “a la paz y a la no violencia, a una actitud cívica y de respeto a las diferentes opiniones”.

“Ojalá que esta situación sea algo que no vamos a ver de manera recurrente, más aún que se inicia la campaña el 20 de agosto, así es que nuestro llamado ha sido a esa tolerancia, a ese civismo, a ese respeto”, expresó Aguerri.

Aguerri recordó que los dos partidos que no han firmado el compromiso a la no violencia --precisamente Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, y Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN--, deben comprometerse por el bien de Nicaragua.

“Policía parcializada”

Roberto Bendaña, primer vicepresidente de Amcham, con respecto a los disturbios del domingo, señaló que lamenta el papel de la Policía, ya que a todas luces se ve que se parcializó.

Por su parte, las autoridades del Partido Liberal Independiente, PLI, culparon al FSLN y al Consejo Supremo Electoral, CSE, de los hechos de violencia que ocurrieron en la dejada de Santo Domingo.

“La intolerancia de las turbas orteguistas y el comportamiento displicente de la Policía Nacional, indujeron a una lamentable situación que resultó en cuatro personas heridas por arma de fuego”, leyó en un comunicado el vocero de esta alianza política, Eliseo Núñez.