•   Siuna  |
  •  |
  •  |

Armados de cocteles molotov, garrotes, piedras, machetes y revólveres, centenares de campesinos del municipio caribeño de Siuna se han posicionado en los accesos por vía terrestre a la Región Autónoma del Atlántico Norte, RAAN, para recrudecer su protesta por la negativa del Consejo Supremo Electoral, CSE, de tramitar cédulas de identidad a miles de ciudadanos que se identifican con los partidos opositores.

La llegada de un helicóptero con un contingente de policías antimotines exacerbó los ánimos de los manifestantes que coreaban consignas y levantaban sus armas improvisadas por donde volaba la aeronave.

“Se equivoca el gobierno si piensa resolver la crisis con el uso de la fuerza. Nuestra gente está preparada para repeler cualquier intento de represión”, advirtió el dirigente liberal local, Isidro Trujillo Hernández, quien responsabilizó al CSE, si se produce un baño de sangre.

Trujillo señaló que solo en el municipio de Siuna hay 16 mil ciudadanos que siguen esperando su cédula, “pero a nivel de toda la RAAN esta cifra es mucho mayor”. “No comprendemos el afán del CSE de seguir violando los derechos de tantos nicaragüenses”, recalcó.

Universidad sitiada

El recinto de la Universidad de las Regiones Autónomas de la Costa Atlántica de Nicaragua (Uraccan) de Siuna suspendió las clases indefinidamente, después que decenas de protestantes se acercaron de forma intimidante.

Isidro Trujillo, uno de los dirigentes de la protesta, aclaró que todo se debía a una confusión, porque alguien había dicho que los antimotines atacarían a los manifestantes desde la loma donde está ubicada la universidad, sin embargo, el Ejército ubicó tropas cerca del recinto para resguardarlo.

Mesura

El jefe del Departamento de Policía del Triángulo Minero, comisionado mayor Otilio Duarte, afirmó que sus efectivos se han limitado a cumplir con su deber constitucional de preservar el orden público. “En ningún momento hemos intimidado a nadie”, comentó.

Duarte exhortó a líderes políticos a buscar una solución negociada al problema y, al mismo tiempo hizo un llamado a algunas emisoras de la subregión minera para que actuaran con responsabilidad y no sigan “echando leña al fuego”, en alusión a vehementes arengas de dirigentes políticos locales que literalmente están llamando a desatar una guerra.

Daños colaterales
Interminables filas de buses, camiones, camionetas y automóviles se encuentran varados en los seis tranques que los protestantes han colocado en la carretera troncal de la RAAN y la vía Siuna-Waslala.

El malestar de los transportistas, pasajeros y productores crece a medida que pasa el tiempo y la gente de Siuna teme que en determinado momento se desate un enfrentamiento con los protestantes con resultados funestos.
Isidro Trujillo demandó comprensión a los afectados por el paro y les advirtió que los manifestantes responderían con dureza cualquier intento por romper las barricadas.

“Entre los transportistas hay muchos perjudicados por no recibir sus cédulas, entonces, ellos también tienen que poner su cuota de sacrificio en esta lucha que es de todos”, señaló.

Los representantes del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, Guillermo Guido; del Partido Liberal Independiente, PLIC, Donald Mayorga,  y de la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, Nancy Saballos, enviaron una carta al presidente de facto del CSE, Roberto Rivas, en la que le solicitan la prolongación del proceso de cedulación hasta que todos los ciudadanos reciban su documento de identidad.

Lamentan partidarización de cedulación
El sacerdote costeño originario de waspam, Florián Ceferino Vargas, es uno de los viajeros que ha tenido que soportar los efectos de la protesta de campesinos que reclaman su cédula de identidad.

“Tengo dos días de venir viajando de Managua. En El Guineo la gente que está protestando me cobró 200 córdobas para dejarme pasar, pero al llegar a Siuna me encuentro con otro tranque”, lamentó Vargas, quien sugirió otras formas de protesta para no perjudicar a tanta gente que está perdiendo sus productos en el camino y otra que no tiene que comer.

El padre Vargas deploró que en Nicaragua se partidarice todo y exhortó al estado y particularmente al Consejo Electoral para que respete el derecho de los ciudadanos independientemente de sus opciones ideológicas y les entregue sus cédulas a todos por igual.