•  |
  •  |

Luego de las críticas que recibieran de parte de dirigentes de la Sociedad Civil y de los partidos políticos, un grupo de mujeres se pronunciaron a favor del candidato presidencial de la Alianza Liberal Nicaragüense, ALN, Enrique Quiñónez, solicitando a  la primera dama Rosario Murillo y a la jefa de la Policía Nacional, primera comisiona Aminta Granera, “como mujeres”, respeto al derecho de movilización y libertad.

“Yo quiero como mujer, hacer un llamado a la primera dama de la República, doña Rosario Murillo, ella es mujer y es defensora de los derechos de las mujeres, defiende a sus mujeres y debe orientar a sus simpatizantes, ella como mujer orquesta del partido de gobierno, que oriente que ya no seamos más agredidas”, señaló Diana Urbina, candidata a vicepresidente por ALN.

Urbina también se dirigió a la directora de la Policía Nacional, primera comisionada Aminta Granera, con las mismas aseveraciones que le hiciera a Murillo: “Como mujer, como ciudadana, oriente a sus oficiales para que sean prudentes, educados y respetuosos de las mujeres, independientemente de su ideología política”, agregó.

Según Urbina, a raíz de los incidentes de violencia del miércoles, cinco mujeres en estado de embarazo que se encontraban en la trifulca, ahora presentan síntomas de aborto, luego del trauma psicológico que vivieron por el enfrentamiento.

Las mujeres que salieron al paso para defender a Quiñónez, señalaron que el pasado primero de agosto, los simpatizantes orteguistas pasaron por la tarima tirándoles besos, pero que el 10 de agosto, los besos se convirtieron en piedras y balas.
Las féminas señalan que un ciudadano de nombre Pedro Orozco, funcionario de una institución pública, llegó en una camioneta de uso oficial con miembros del partido de gobierno y fue el que instó a éstos a lanzar piedras a los activistas de ALN que en su mayoría eran mujeres.

No a la violencia

La fórmula de Quiñónez manifestó que  no desean que la campaña electoral se empañe con hechos de violencia, y por lo tanto, hacen un llamado a las autoridades para que establezcan el orden.

“Estamos en contra de la violencia, no queremos ver que nuestras calles se llenen de sangre de hermanos nicaragüenses, queremos ver que este proceso electoral se desarrolle con toda normalidad y tranquilidad; que así como el FSLN sale a las calles a realizar sus actividades, nos permitan a nosotros también poder hacer nuestras actividades de manera normal y tranquila”, finalizó Urbina.