•  |
  •  |

El diputado Maximino Rodríguez botó ayer las leyes del país en la basura, porque considera que “Nicaragua vive una dictadura y la legalidad ya no tiene valor”, afirmó en conferencia de prensa ofrecida un día después de que el Consejo Supremo Electoral, CSE, lo inhibiera de ser candidato a diputado por parte de la Alianza Partido Liberal Independiente, PLI.

“Aquí está la Constitución Política de Nicaragua, donde el artículo 32 dice que nadie está obligado a hacer lo que la ley no manda y la Constitución no me obliga a mí hacer lo que quiere que haga don Jorge Castillo Quant y Arnoldo Alemán ante el CSE, por tanto esta Constitución no tiene valor y la dejo por acá”, dijo Rodríguez mientras tiraba la Carta Magna a un cesto de basura.

Luego tomó la Ley Electoral 331 y se refirió a los artículos 1 y 107, relacionados el primero con la publicación de los candidatos a diputados, que después de dictadas las resoluciones del CSE “no serán objeto de recurso alguno, ordinario ni extraordinario”; y el segundo, prohíbe el uso de bienes propiedad del Estado para fines de propaganda política en el cuarto párrafo. “El CSE está aplicando normas que no son estas, por tanto esta es una ley que no sirve para nada”, dijo en el momento que lo tiraba en la basura.

Estatutos del PLC a la basura
También presentó los estatutos del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, y mencionó el artículo 18 referido a la “autoexclusión”, para explicar que cuando un miembro apoya a otro partido que no sea el PLC se autoexcluye como lo hizo él cuando comenzó a respaldar a Fabio Gadea. Después los tiró a la basura.

La última ley que botó fue el Código Penal, que aunque reconoce es una legislación nueva y renovada, considera que “tampoco tiene valor”, porque no se respetan ni se aplican las sanciones por violar la Constitución Política.

“Estamos entonces, nicaragüenses, amigos y amigas del mundo civilizado, estamos frente a una dictadura que no opera de manera unilateral, porque tiene un socio que se llama Arnoldo Alemán”, dijo en alusión al pacto político hecho en el 2000, entre el presidente de Nicaragua, Daniel Ortega Saavedra, y el expresidente Arnoldo Alemán Lacayo (1997-2002), ambos actualmente candidatos presidenciales.

Reveló encuentro entre Alemán y Rivas
Reveló que hace diez días Alemán se reunió en la casa del magistrado y presidente de facto del CSE, Roberto Rivas Reyes, y ese mismo día por la tarde se reunió con Ortega. Según Rodríguez, Ortega le reclamó a Alemán la falta de incidencia en la población y le recomendó inhibir a los candidatos a diputados de la Alianza PLI, para afectarlos en las elecciones.

En otra parte de su alegato, Rodríguez explicó que la resolución del CSE carece de asidero jurídico, porque está fundamentada en un acuerdo del 12 de enero del 2010, cuando aún no se había creado el Reglamente de Ética que le están aplicando para inhibirlo, pero además porque es conocido que desde el 6 de enero de 2011 dejó de militar en el PLC y dicho reglamento fue publicado el 20 de julio de este año.

“En consecuencia no se puede aplicar una norma que no ha nacido, las leyes no tienen efecto retroactivo, al menos que sea en materia penal y cuando favorezca al reo, por tanto, no tiene asidero político la resolución del CSE”, enfatizó el diputado.

Magistrados son “animales políticos”
Rodríguez utilizó una frase del filósofo griego Aristóteles, quien decía que “el hombre es, por naturaleza, un animal político”, pero él la usó en el mal sentido para llamarles “animales políticos” a los magistrados del CSE.

“Lo que hay en el CSE y las pretensiones de Arnoldo Alemán junto a Daniel Ortega solo caben en animales políticos, porque esas leyes que están allí no tienen ninguna incidencia en este país”, expresó Rodríguez aclarando que botar las leyes no lo hace porque lo inhibieron, sino porque “están yendo en contra de las leyes existentes”.

Otra frase que mencionó Rodríguez fue: “la guerra es la conducción de la política por otros medios”, y según el diputado, en Nicaragua ya se agotaron los medios legales para luchar contra las arbitrariedades del partido de gobierno Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN, liderado por Ortega.

Rodríguez continuará respaldando a la Alianza PLI y asegura que después del 6 de noviembre van asistir al funeral de Alemán y Ortega, porque Fabio Gadea los va a enterrar en las elecciones.

Otra prueba de que el pacto está vivo
El candidato a vicepresidente de Nicaragua por parte de la Alianza PLI, Edmundo Jarquín, dijo que todo esto demuestra que el pacto político entre Alemán y Ortega sigue vigente, porque de otra manera el CSE no respondería a los intereses de Alemán, cuando interpuso el recurso de impugnación en contra del diputado Rodríguez.

Pero además, Jarquín hizo un llamado a los magistrados del CSE para que actúen con responsabilidad cuando se trate de la entrega de cédula, porque esto está arriesgando al país a más enfrentamientos entre policías, Ejército y ciudadanos.

“Este es un camino que lleva a que haya varias Siunas y varios San Fernandos en el futuro y nosotros no queremos eso”, dijo en alusión a los hechos violentos ocurridos en estos dos municipios, por la nula entrega de cédulas.

Ilegal
Julio Icaza Gallard, miembro de la Unión Ciudadana por la Democracia UCD, dijo sobre la inhibición de Rodríguez que “es una decisión total y absolutamente ilegal”.
Afirmó que no existe ninguna disposición en la Ley 331 que autorice inhibir a un candidato a diputado, porque los plazos para hacer eso ya prescribieron.


¿Quién es “Wilmer”?
El escritor Alejandro Bendaña, en su libro de Testimonios de la Resistencia, relata en un epígrafe lo siguiente sobre Maximino Rodríguez:
“Durante casi una década, Max Rodríguez Martínez, ¨Wilmer¨ (1960), combatió militarmente el sandinismo. Hijo de un pequeño productor de café y ganado.

Participa en la fundación de la región 15 de Septiembre. Recibe entrenamiento de argentinos, hondureños y veteranos norteamericanos de la guerra de Vietnam. Fue jefe de los comandos regionales Larry MacDonald y Quilalí. Fue miembro del Consejo de Comandantes de la Resistencia Nicaragüense”.