•  |
  •  |

La cédula es un documento de gran importancia entre la ciudadanía, “es la llave de entrada a la vida civil”, destaca el director del Centro de Estudios y Análisis Político, CEAP,  Silvio Prado Ortiz. Sin embargo, el Gobierno está haciendo caso omiso a los reclamos por ese documento de identidad.

¿Hasta dónde podrían llegar estas protestas por cédula?
Nicaragua es un país que no ha tenido un documento único de identidad. Hasta hace pocos años vos te identificabas con el carné del seguro, con la licencia de conducir, con el pasaporte, con testigos, y en la población campesina era mayor (esa costumbre) porque allí se guiaban por la palabra, por la buena fe, etcétera. En el área rural donde el Estado no está tan presente esto había sido más fluido, más relajado, más laxo. Pero cuando entra el uso de la cédula lo que se impone es un cambio en los hábitos de la sociedad, porque ya no bastaba con decir “yo soy don Ignacio López”.

¿Eso ya no basta en el campo?

¿Cuántas cosas se pueden hacer ahora sin cédula? ¿Cuántos trámites? Me dirán que la cédula solo se usa en la ciudad, no, te pregunta un campesino ¿podés registrar tu fierro sin cédula? ¿Podés registrar una carta de venta de un animal sin cédula? ¿Podés registrar tus tierras sin cédula? ¿Podés registrar un chavalo, una chavala, un niño que nació, sin cédula? El Estado ha logrado insertar la cédula como documento de identidad, para tener una llave de entrada a la vida civil, para ejercer tus derechos, para cumplir con tus deberes también, pero no ha correspondido con la prestación de ese servicio. Introduce la regulación, pero no da el servicio o lo da deficientemente.

¿Estos reclamos por cédula son ciento por ciento justificables?
Son justificables y son viejos. Nosotros hemos trabajado en proyectos en Chontales y desde hace más de año y medio hay gente que nos ha pedido acompañarla a reclamar sus cédulas.

¿Es un problema que trasciende el período electoral?
Por supuesto, se hace más agudo ahora por el tema de las elecciones, porque en este país la gente le da mucha importancia al hecho de votar, de elegir. Esto es el detonante de algo que se viene arrastrando desde hace muchísimo tiempo. Lo que pasa ahora es que esa acumulación de causas podría estar creando una tormenta perfecta, porque está el tema de no poder hacer trámites…ya ni siquiera hablo de cobrar un cheque porque estoy asumiendo que la gente del campo no cobra cheques…pero sos un jubilado ¿cómo cobras tu cheque? Ah, tenés tu carné de jubilado pero siempre te piden cédula.

¿Por qué hay más protestas en el sector rural que en el urbano?

Porque, primero (el sector rural) es donde el Estado está menos presente; segundo, porque ha habido una carencia más histórica; tercero, la influencia de los partidos (de oposición) decía un dirigente sandinista “ah, los partidos los están instigando”. Por supuesto que sí, es legítimo, es legítimo que yo como partido esté interesado en que mi base potencial de electores esté apta para votar ¿Por qué no en la ciudad? Porque podría yo asumir que hay más gente que está cedulada y la gente está más distante, el que no tiene cédula en San Judas no conoce al que no tiene cédula en Sabana Grande.

Además de ser varios descontentos unidos en un solo grupo ¿Se le está colmando la paciencia a la población?

Por supuesto, se les puede colmar la paciencia de forma muy silenciosa y no pasa nada, pero es que ahora se les ha colmado la paciencia por la proximidad de las elecciones, pero también porque la gente no es tonta, la gente hace su lectura de a quién están cedulando y a quién no, entonces se les colma la paciencia al ver que los excluyen.

Sin embargo, surge una contradicción; por una parte el Gobierno trata de atraer el voto rural a través de programas sociales como Hambre Cero, pero por otro lado no está garantizando el documento de identidad.

Lo que podría indicar eso es que hay una lectura interesada, que el Gobierno y el Frente Sandinista están haciendo una lectura interesada de a quién excluir y a quién no excluir…como diciendo ‘si yo con mi bono productivo no te pude comprar para que votes por mí, voy a impedir que vos votés, ah, pero si te compré, yo te doy cédula’. También podría ser un acto contradictorio, pero este Gobierno y este Estado está lleno de actos contradictorios.

En un artículo de opinión publicado en Confidencial, el periodista Roberto Fonseca señala que al candidato a vicepresidente por el FSLN, general en retiro Omar Halleslevens, le ha tocado la tarea de conquistar votos donde históricamente el sandinismo ha sido castigado. ¿Qué tan efectiva puede ser esa estrategia si hay problemas como estos?

No sé. Al Frente le debe estar repercutiendo en la cabeza las lecciones del 90, de que la gente iba en masa a las manifestaciones, aceptaba las camisetas, se declaraba beneficiaria de la revolución, pero votó en contra, entonces lo que están tratando es de atar todos los cabos sueltos y por eso el control férreo que se hace sobre el Consejo Supremo Electoral. Ahora ¿qué pasa en la cabeza de un campesino que le parece bien el trabajo que hizo el general en retiro Halleslevenes en el Ejército? ¿Eso lo une al tema de votar por él? Son cosas muy diferentes, ciertamente te dan un comportamiento, pero la historia de este país también está llena de esos actos contradictorios: reconocer el trabajo de alguien, pero no quererlo para Presidente, y podría ser que sea la contradicción entre bienestar y libertad y este país ha demostrado varias veces que pone adelante la libertad.

¿Hay dilemas, entonces?
Ahí es donde los publicistas dicen hasta qué punto el factor de propaganda en todos lados, en todo momento, las 24 horas del día en cualquier parte de tu vida te termina hartando, en vez de comprar el producto vos lo rechazás porque estás saturado. Entonces podría ser, yo no creo que sea tan efectivo, algún rédito le da, no sé si habrá calado en uno, dos o tres…las encuestas están allí, dicen que hay un sector que ha comprado la campaña, pero ¿la va a comprar para consumirla el 6 de noviembre o la compra para consumirla ya? Eso es una cosa que la política no ha logrado establecer, no ha logrado definir, de eso están llenos los estudios de comportamiento del electorado, pero no se puede determinar, pero eso el cuidado de controlar tanto el acceso del ciudadano a el proceso electoral, el derecho a votar, es decir, no solamente hago proselitismo, sino que controlo los instrumentos que garantizan el derecho a votar.

¿Se están dando entonces condiciones que hubo en las elecciones del 90 que generan el descontento del sector campesino?
No, en el 90 había guerra, muertos, huérfanos, viudas…
Sí, son condiciones distintas, pero igual están creando descontento…
Lo que el Frente o el Gobierno está creando es descontento ¿Sabrán ellos hasta qué punto son pequeños descontentos que no los afectan electoralmente? Pero sí creo que están generando descontentos gratuitos.

¿Cómo valora la situación?
Los antecedentes te dicen que si no le das respuesta a los descontentos, éstos van creciendo.

¿Cómo valora el papel del CSE que es de total silencio? ¿Es una falta de consideración?
Es una irresponsabilidad mayúscula, ni en época preelectoral ni en época poselectoral le podés negar a nadie el derecho a la cédula. No podés negarle a nadie el derecho a tener un documento de identidad, porque existe el pasaporte pero no todo mundo viaja, la licencia de conducir, pero no todo mundo tiene carro, tu documento de identidad lo que te da es la entrada a la vida civil de este país. Es una soberana irresponsabilidad y un incumplimiento de sus funciones.

 

Elementos de una tormenta perfecta

El licenciado Silvio Prado va más allá de anotar la impotencia que siente el ciudadano, particularmente en el campo y expresa que paralelo a la falta del documento hay otras razones que lo mantienen en vilo.

¿Cómo describiría el sentir de estas personas?
Impotencia.

¿Exclusión?
Impotencia, es que la exclusión es un sentimiento más elaborado, vos te sentís que no sos parte de algo. Es impotencia, es no poder resolver, que no te den respuesta…claro, la impotencia por la exclusión, pero yo creo que la exclusión es más elaborada. Es lo que sentí yo un día en una fila cuando miré que un policía de tránsito coló a alguien porque andaba con una gorra del Frente…es impotencia y la impotencia es mala consejera porque la impotencia tiene dos salidas, bajas los brazos y te vas a tu casa o haces actos desesperados. Por eso digo que están abonando un conflicto gratuito.

¿Se podría decir que ese sentimiento de impotencia es generalizado y no solamente en temas electorales?

Sí, es en todos aquellos ámbitos en que el Estado te trata de forma excluyente. O sea, si te excluyen por un beneficio, si te piden una carta de los CPC para un beneficio social te están excluyendo, entonces nace la impotencia, el “¿cómo respondo a esto?”. Impotencia de ver que un juez deja libre a un tipo que ha matado a tu hijo, que ha violado a tu hija, es impotencia, es desesperación. ¿A dónde vas con esa impotencia? ¿Cómo canalizas el descontento por la impotencia? Lo lógico es ir a un partido que pelee por vos, que te junte con otros, pero ¿y si los partidos tampoco cumplen eso? Pero lo pueden hacer, es absurdo descalificar a un partido o a una organización civil por estar colaborando con la población para que reclamen su derecho a la cedulación.

El CSE dice que no hay material. ¿Cree en eso?
El problema no es que los organice o que los manipule o los dirija un partido, no, el problema es que no tienen cédula y que no me digan que es porque no hay material, no es cierto, el problema es la mala voluntad porque la gente mira que en su mismo lugar le están dando cédula a otra gente, a gente menor de edad y a gente que no piensa como ellos.

Están metiendo en una sola olla un montón de factores, por eso digo que se están juntando los elementos de una tormenta perfecta.

¿Es correcto sacar al Ejército en estas situaciones?
Para mí fue un error enorme, por qué mandar al Ejército a Siuna si no es un problema de seguridad nacional, el Ejército no está para el orden público, solo cuando se ha desbordado la capacidad de la Policía, por qué mandan al Ejército cuando además está demostrado que el Ejército no aplaca nada, más bien aumentan todos los focos y más en una zona que fue de la Resistencia.