•  |
  •  |

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, Cenidh, catalogó como una “provocación” las acciones que tomó el gobierno ante el reclamo de la población que pide su cédula de identidad.
Vilma Núñez de Escorcia, Presidenta del Cenidh, indicó que el gobierno está llevando las cosas a un extremo sin precedentes y con el manejo “partidario”, que tiene la cedulación se viola el derecho fundamental a la identidad.
“El gobierno está tensando demasiado y está en un plan de provocación a la población que puede tener el propósito de intimidar, y que la gente no siga reclamando y le dejen el campo libre en las elecciones. La violencia ha sido el recurso que ha usado Daniel Ortega en su forma de operar casi todo el tiempo”, aseguró Núñez.

Critica al Ejército
Manifestó que la gente tiene todo el derecho de reclamar y manifestarse para lograr que le entreguen su cédula. “Sin embargo, la respuesta del gobierno a este reclamo justo ha sido una violación más a la Constitución”, remarcó Núñez.
Indicó que con el envío del Ejército a las zonas donde se han presentado protestas por la demanda de cédulas, el presidente Daniel Ortega está violando el artículo 92 de la Constitución Política.
Este artículo señala que “solo en casos excepcionales, el Presidente de la República, en Consejo de Ministros, podrá en apoyo a la Policía Nacional ordenar la intervención del Ejército de Nicaragua cuando la estabilidad de la República estuviera amenazada por grandes desórdenes internos, calamidades o desastres naturales”.
Sin embargo, ayer la vocería oficial del Ejército Nacional anunció que hoy esa institución expondrá su punto de vista, y adelantó que las tropas siempre han estado en ese lugar en misiones ordinarias.
 
Un doble discurso
Hizo ver lo contradictorio que es el discurso del gobierno con los hechos. Porque el gobierno indica que todo está bien, que están cumpliendo. “Pero el Consejo Supremo Electoral, CSE, no puede demostrar que esa gente que está protestando tiene su cédula”, indicó.
A esto sumó los reportes concretos de los organismos que están operando en los departamentos y que reciben denuncias de personas que no han podido conseguir su cédula.
“Hay un artículo de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que dice que estos derechos deben respetarse para que la gente no se vea forzada a hacer uso legítimo de la rebelión”, sostuvo Núñez.

Inhibiciones maniobra del pacto
De acuerdo a Núñez, la inhibición de candidatos del Partido Liberal Independiente, PLI, es ilógica y aplica una figura jurídica que no existe en la legislación nicaragüense.
“Es una maniobra concertada entre el PLC y el FSLN y al Frente Sandinista le interesa tener a sus aliados en el pacto como segunda fuerza en la Asamblea Nacional”, aseguró Núñez.