•  |
  •  |

Ante la mirada fría de soldados, 18 jóvenes gritaron “Ejército: a tus cuarteles”, en una manifestación que se realizó ayer en las inmediaciones de la Comandancia General del Ejército de Nicaragua, como una manera simbólica de rechazar la intervención del cuerpo castrense en las protestas ciudadanas que han surgido en varios  municipios en demanda de cédulas.

Mientras estos jóvenes denominados “N (Nicaragua) 2.0” protestaban en Managua, en otros departamentos se realizaba la misma demanda, en solidaridad con quienes no han logrado obtener ese documento. Antes de que llegaran los jóvenes a la Comandancia, una cadena humana de soldados los esperaba para evitarles el paso hasta los portones de la sede militar. Sin embargo, eso no evitó que se pronunciaran, e incluso, le dejaron un ramo de flores rosadas y blancas, y una Constitución Política a orillas de sus botas militares.

“Las flores representan que nuestra protesta es pacífica y que no queremos armas”, dijo Mercedes Solórzano, quien sostenía el ramo en su regazo.

Israel Lewites, uno de los líderes de la marcha trató de concienciar a los soldados presentes, de que no hay que enfrentarse entre hermanos, y en ese sentido, dijo que las flores eran entregadas como símbolo de “unión” entre los nicaragüenses.

Militares protegían “zona de seguridad”
El jefe militar que coordinaba la hilera de soldados, solo identificado con el apellido Barrios que mostraba su escarapela, dijo que tenían que estar allí para proteger la Comandancia del Ejército, considerada “zona de seguridad”, auque no quiso explicar qué riesgo representaban los jóvenes protestantes.

En el pronunciamiento los manifestantes se solidarizan con todos los nicaragüenses que demandan su cédula, a quienes consideran “víctimas de represión e intimidación por parte del partido de gobierno y el Ejército de Nicaragua”, pero “especialmente con los pobladores de San Fernando y Siuna”, donde se han producido confrontaciones y violencia por la demanda de este documento.
Identificados con la necesidad ciudadana

La socióloga Leonor Zúñiga, participante de la protesta, dijo que aunque ella tenga su cédula, se siente en el deber de defender los derechos de otros nicaragüenses que no la tienen, porque esta demanda ha llegado a niveles nacionales.

“Yo tengo mi cédula, pero yo veo al pueblo de Siuna que no tiene su cédula, veo a la gente de San Fernando que no tiene su cédula, entonces nosotros nos identificamos con las dificultades que están viviendo los ciudadanos en nuestro país”, dijo Zúñiga, de 17 años de edad.

Hablan por quienes “no saben que la cédula es un derecho”
Luis Manuel Galileo, otros de los manifestantes, considera que es su deber “hablar por los que no tienen voz”, y en este caso, por quienes “no saben que la cédula es un derecho de todos los nicaragüenses”.

Los jóvenes iniciaron su protesta a las 10 de la mañana y se retiraron antes de las 11:00 am, luego de haber cantado el Himno Nacional frente a los inmóviles soldados.

 

Bayardo Arce minimiza pero admite problemas

El asesor económico del gobierno, Bayardo Arce, minimizó las protestas ciudadanas por la no entrega de cédula identidad aunque admitió que hay problemas al comparar la situación de miles de ciudadanos con el destino de su equipo, el Bóer, quien no tiene posibilidades de clasificar en la Semifinal de béisbol.

“¿Qué voy a decir?, esa es pura politiquería de los Chamorros para debilitar al CSE, es pura politiquería”, expresó Arce sobre el caso de Rivas, quien confirma en una grabación de audio un fraude montado en las próximas elecciones del 6 de noviembre.

Partidos son los que empañan proceso electoral

Arce considera que “los partidos políticos son los que empujan para empañar el proceso electoral y después justificar que no ganaron las elecciones”.

“Un proceso que involucra a miles de personas puede tener sus vacíos. No voy a poner mis manos al fuego y decir que todo está perfecto, pero el hecho de que me pongas en un lugar a 100 personas diciendo que no le dieron cédulas, no quiere decir  que no funciona un proceso electoral donde van a votar más de tres millones de personas”, dijo Arce.

Por su parte, el vicepresidente Jaime Morales Carazo, lamentó que estén ocurriendo brotes de violencia por la demanda de la cédula y espera que no genere mayores consecuencias para el país.

“Efectivamente ha habido algunas irregularidades, algunos contratiempos, hay quejas y cuando hay quejas y clamor popular lo que se aconseja es prestarle atención…”, agregó el Vicepresidente de Nicaragua.