•  |
  •  |

Sectores de la Iglesia Evangélica se sumaron al clamor ciudadano por permitir una amplia observación electoral por parte de organismos, nacionales e internacionales, que sean “garantes de un proceso electoral justo, limpio y transparente, en el que prevalezca la supremacía de la ley y el Estado de Derecho”.

A través de una “Carta Apostólica, el Ministerio Apostolar Centro Cristiano, presidido por el pastor Augusto César Marenco, demandó “mayor apertura” respecto a la labor de observación electoral.

“Igual que las principales organizaciones empresariales, organismos de la sociedad civil y movimientos juveniles, solicitamos que las autoridades correspondientes tomen medidas necesarias para que la observación electoral pueda realizarse en condiciones aceptables, donde se otorgue mayor participación que genere y garantice confianza, transparencia y legitimidad a todo el proceso electoral”, se lee en parte de la Carta Apostólica.

Todos a votar
Por otra parte, el Centro Apostolar Centro Cristiano llamó a la población a asistir a las urnas el próximo seis de noviembre. “Hacemos un llamado a todo ciudadano apto para votar a no privarse de ejercer este derecho, acudiendo pacíficamente a elegir al candidato de su preferencia…”, exhorta el dirigente evangélico.

La dirigencia cristiana también se hace eco del reclamo ciudadano por la cédula de identidad al señalar que “lastimosamente, gran parte de la población y diversos grupos cívicos aún exigen la entrega de cédula de identidad, requisito para ejercer el voto, y se quejan de que el Consejo Supremo Electoral restringiera, mediante un reglamento, la labor de los observadores nacionales y extranjeros, debilidades que han evidenciado la falta de tolerancia y de respeto a la integridad humana”.

Finalmente, la dirigencia evangélica exhortó a candidatos y electores, en el sentido de que “este proceso electoral debe desarrollarse en un ambiente cívico en el que los cinco candidatos… puedan dedicar sus recursos económicos, humanos y publicitarios a presentar su programa de gobierno en un escenario de respeto, tolerancia y verdad, siendo promotores de una cultura de paz y evitando la provocación”.